Skip to main content

Full text of "Notas de un himno : poesías líricas"

See other formats


Z7 




«#-í*sW 



IS'> 


os 


fc~ ^aÉ'^^jUf 


i 


[* * *fc <■ ^^r ^^B fjÉÉ 




iSC-yO y 



H 



w>» 



*nnt5a;o. 



UNIVERSITY OF NORTH CAROLINA 



BOOK CARD 

Please keep this card in 
book pocket 



9Í • 

m n 












H 




ñ x. 






^3 










■H ...... 


_, 


r 1 




r ÜJ 
! 


"¡ 




1 


t: 







THE LIBRARY OF THE 

UNIVERSITY OF 

NORTH CAROLINA 




ENDOWED BY THE 

DIALECTIC AND PHILANTHROPIC 

SOCIETIES 



PQ8519 

• Z7 
N6 



*f5^** 



Digitized by the Internet Archive 
in 2013 



http://archive.org/details/notasdeunhimnopoOOzorr 



*' 



o 



x& 



DE UN 



%, 



Ai 



o 



poesías líricas 



JUAN ZOEEILLA DE SAN MARTIN 



Yo sé un himno gigante y extraño, 
Que anuncia, en la noche del alma, una aurora; 
Y estas páginas son, de ese himno, 
Cadencias que el aire dilata en las sombras. 

BECQUER. 




SANTIAGO DE CHILE 

IlfcvíIFRIEilXrTA. DE "LA. ESTRELLA IDE CHILE 
19 J — Calle de las Agustinas— 19 J 

1877* 






ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



Dicen que el que publica un libro á los veinte años, tarde ó temprano, se 
arrepiente de ello. 

No digo yo que asi no sea, generalmente hablando ; pero estoy cierto de que 
á mi amigo Juan Zorrilla no le ha de acontecer tal. 

Y, si mi humilde previsión llegara á fallar, junto con ella fallarían las de 
los demás amigos que han empujado y casi forzado á Zorrilla y que, al ven- 
cer las resistencias de su modestia, han creído enriquecer con una joya mas 
la naciente literatura Sud-Americana. 

Ellos y yo somos responsables de la publicación de este volumen de poesías, 
y asumimos de lleno nuestra responsabilidad; declarárnoslo así para satisfacer 
á nuestro amigo, su autor. Mas aun: asumimos esa responsabilidad con 
ufanía; y lo declaramos así para satisfacernos á nosotros mismoa. 

Hemos visto, en las poesías de Zorrilla, originalidad, fantasía rica y, en es- 
tos tiempos de vaciedades y majaderías métricas (que no poéticas) inspira- 
ción sólida y verdadera. El público inteligente, que mas de una corona ha 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



ceñido ya á las sienes del joven autor de las Notas de un Himno, ha, de leer es- 
te libro y ha de confirmar el juicio que de él nos hemos formado, antes de 
que se diera á la estampa. 

Pocos libros, y, sobre todo, libros de poesías, nacen á la luz pública prece- 
didos de mejor fortuna y bajo mejores auspicios. Pocos editores pueden sen- 
tirse mas satisfechos, al presentar su obra, que los de las Notas de un Himno. 



II. 



Un joven, casi un niño, abandona las encantadoras playas del Plata y lle- 
ga á Chile en busca de paz y de maestros para hacer sus estudios profesiona- 
les. Su modesta maleta de viajero estudiante viene cargada de diplomas en 
cuyo encabezamiento se lee el nombre del primer colejio argentino y que ates- 
tiguan que el recien llegado joven es un vencedor en las nobles lides del es- 
tudio y del talento. 

Un joven, casi un niño, que abandona la patria, el hogar, el festivo y afec- 
tuoso enjambre de amigos de la niñez; un joven, casi un niño, que abando- 
na todo eso y voluntariamente se expatria para venir acá, lejos, endonde so- 
lo sabe que hay fé, paz y maestros y endonde á nadie conoce ni de nadie es 
conocido; ese joven, ese niño ha probado que es un hombre. 

Ese joven casi niño compite en las aulas de nuestra Universidad con lo 
mas florido de nuestra juventud estudiosa, y cada fin de año escolar es para 
él cosecha de bien ganados lauros ; ni tarda tampoco en conquistarse un lugar 
distinguido entre los jóvenes católicos que, agrupados en torno de La Estke- 
lla de Chile, se consagran al noble cultivo de las ciencias y de las letras. 

La caridad llama un dia al talento y le pide que atraiga á una simpática ca- 
sa de asilo á todos los amantes de la belleza literaria y de los nobles y puros 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



goces del espíritu. Los claustros del espacioso asilo se hacen estrechos para 
contener á la escogida muchedumbre que acude á la cita hecha en nombre 
de la caridad y en nombre de las letras. Juan Zorrilla, el joven recien llega- 
do y casi desconocido en la sociedad de Santiago, es, sin exageración y sin 
depresión de nadie, el héroe de esa preciosa é inolvidable fiesta. Su magní- 
fica composición al Dolor es interrumpida á cada paso y coronada de aplau- 
sos, y le vale á su autor una verdadera ovación. Al dia siguiente, la prensa 
agrega sus unánimes elogios. 

Otro dia, cuyo recuerdo está todavía palpitante, los católicos de la opulen- 
ta Valparaíso quieren solemnizar con una grandiosa fiesta religioso-literaria 
el semi-secular aniversario de la consagración episcopal del inmortal Pió IX. 
Los inteligentes directores de esa fiesta se apresuran á llamar de Santiago á 
Valparaíso al autor de la oda al Dolor. En presencia de una imponente mu- 
chedumbre, al lado de distinguidísimos oradores y vates nuestros, preséntase 
Juan Zorrilla, y es recibido en medio de una atronadora salva de aplausos 
por aquella sociedad, para la cual era personalmente desconocido. Su valien- 
te y chispeante Pontífice y Bey obtiene un triunfo en nada inferior al de El 
Dolor. 

¿Para quién, que lea y esté atento al movimiento literario, es hoi descono- 
cido en Chile el nombre de Juan Zorrilla de San Martin? 

Eso por lo que toca á los antecedentes del autor, ¿y los del libro? 



III. 



Horas de descanso en que el estudiante, fatigado, cerraba el libro y cogía 
la pluma para derramar su alma sobre el papel, horas arrebatadas por el im- 
pulso de la inspiración á los honestos pasatiempos de la juventud y quizás 



Vil 



6 P 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



hasta á los goces de la amistad ó al reposo del sueño: eso significaban las 
poesías de Zorrilla, antes esparcidas unas en las páginas de La Esteella de 
Chile, y otras guardadas en la carpeta del autor, no sé si cumpliendo el pre- 
cepto de Horacio con paciencia, ó impacientes contra la excesiva modestia 
de su dueño. 

Gracias á la amistosa violencia de algunos, esas poesías impresas y disper- 
sas y esos manuscritos guardados, forman hoy las JSFoias de un Himno. 

El regente de la Imprenta de La Esteella de Chile, anunció su intento 
de dar á luz, en un hermoso volumen, las Poesías Líricas de Juan Zorrilla. 
En Montevideo, Buenos Ayres, Santa Fé, Santiago y las provincias chilenas 
fué acogida con entusiasmo la invitación del regente, de tal suerte que serán 
poquísimos los ejemplares de este libro que corran el azar de la venta en li- 
brería. 

O mucho me engaño, ó eso es sumamente honroso para este libro y para 
su joven autor y altamente satisfactorio para sus editores, que ven anticipa- 
damente corroborados por el público ilustrado sus juicios sobre el mérito 
del libro que ofrecieron y hoy presentan. 

¿Cuántos libros Sud-Americanos pueden contar lo que las Notas de un 
Himno? 



IV. 



Tres sentimientos dominantes, tres nobilísimos afectos son el numen y el 
alma de las poesías de Zorrilla: la fé, la patria y el amor. 

La síntesis de esos tres afectos constituye la fisonomía moral del cantor, 
y, al mismo tiempo, se refleja, se retrata y se encarna en cada uno de los so- 
nes de su lira. 

fcS* ■> 

VIII 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



La grandiosidad de los misterios cristianos, los consuelos, la ternura y la 
belleza que encierran el dogma y el culto católicos, un ideal de felicidad pri- 
vada y de felicidad social, un mundo de esperanzas inmortales, la lucha eter- 
na entre la indomable entereza de la fé y la saña impotente de la fuerza: todo 
eso corresponde á la cuerda de la fé. 

Una patria amada, joven y hermosa, con un pasado lleno de glorias, poblado 
de héroes, con un presente borrascoso y un porvenir incierto; un corazón de 
veinte años, sangre oriental en la venas; una ardiente aspiración á la paz, al 
progreso, á la única felicidad posible para las naciones, que es la que se basa 
en la idea católica ; una confianza inquebrantable en el porvenir de la patria ; 
un noble anhelo de volar á ella para poner al servicio de la causa de los bue- 
nos talento, corazón, y hasta brazo, si fuere necesario; todo eso corresponde 
á la cuerda del amor patrio. 

El religioso y tierno culto del recuerdo de una madre idolatrada, recuerdo 
que se confunde con los albores de la niñez; la ausencia de un padre ancia- 
no, todo abnegación y bondad; un hermano y amigos, inolvidables compañe- 
ros de la infancia; el amor ideal de un ángel terreno soñado ó adivinado por 
el corazón del poeta; recuerdos lejanos, rios, campiñas, árboles, sitios queri- 
dos, que el pincel reproduce con maestría y el artista acaricia con amor: todo 
eso corresponde á la tercera cuerda de la lira. 

Dios, patria i amor, sentimiento trino en sus manifestaciones: hé ahí el la- 
zo que da unidad á las Notas de un Himno. Dios, patria y amor, tres diversas 
melodías que no forman sino una sola armonía, un himno solo. 

Yo sé un himno gigante i extraño 
Que anuncia, en la noche del alma, una aurora, 
Y estas páginas son, de ese himno, 
Cadencias que el aire dilata en las sombras. 






IX 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



En el altar de la fé, quema la inspiración del poeta su mejor incienso. 
Adora, cree, espera y ama; y se enorgullece de adorar, proclama bien alto lo 
que cree, desplega encantadores cuadros de esperanzas y canta hermosos 
himnos de amor. Desprecia desde la altura de su convicción las negaciones 
de los que no creen, las burlas de los que nó esperan, los odios de los que 
no aman. 

Los cantos que la patria distante le inspira son cantos viriles, de entona- 
ción robusta y llenos de ufania: cantos de gloria al pasado; trenos sobre el 
presente ; animosos gritos de entusiasmo para el porvenir. 

Zorrilla es delicado para acariciar un recuerdo, tierno para trasmitir un 
pensamiento amoroso, festivo para saludar á un camarada de la bulliciosa é 
inocente niñez; espiritual, casto, cristiano y original para retratar al ángel que 
se ha forjado en sus ensueños; en sus manos, el pincel, al pintar, da á sus 
cuadros luz, colorido, animación y vida. 

Su dicción es correcta y culta, igualmente distante de la ampulosidad em- 
palagosa y de la prosaica trivialidad. Sacrifica siempre la palabra á la idea. 
Ni el ritmo ni el artificio métrico lo embarazan, ni dan un giro forzado á la 
expresión del pensamiento. La frase fluye rítmica sin esfuerzo y el conso- 
nante se brinda siempre comedido, oportuno y dócil. 

Complácese Zorrilla muchas veces en velar su idea ó dejarla apenas vis- 
lumbrar en una artística penumbra, y goza en dar á su lector el grato trabajo 
de esa especie de adivinación. Gusta poco de trazar en su tela líneas dema- 
siado marcadas y resaltantes. Y hé ahí uno de los rasgos característicos y pe- 
culiares de la poesía de Zorrilla, que le comunica no poca originalidad y gra- 
cia especial. 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



VI. 



Hé aquí unos pocos fragmentos tomados al acaso de las composiciones de 
Zorrilla de San Martin, que presentamos al lector como muestras de los 
principales géneros: 

Esa es mi fé, que con orgullo ostento, 
Depósito sagrado 
Cuyo sublime asiento 
Es la cerviz de un Dios sacrificado. 

Dios en mi corazón, Dios en mi frente, 
Radiosa con la luz de esa creencia: 
Esa es mi noble aspiración ardiente 
Que bulle abrasadora en mi conciencia. 

¡Esa es mi fé, mi juramento santo, 
Ante quien ser é inteligencia postro: 

Lo lanzo al mundo Si mi fé quebranto, 

Lánzeme el mundo su anatema al rostro! 

(Ckedo!, pág. 10.) 



XI 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



¡Ah! ¡no mintáis, no blasfeméis, cobardes! 
La libertad se mancha en vuestros labios, 
Que asaltar á un anciano abandonado, 
Crimen es de vosotros solamente, 
No de la libertad, que en las batallas, 
Noble en sus iras, levantó la frente. 



¡Ah! Los tiempos vendrán, porque está escrito, 
Pontífice inmortal, ilustre Pió, 
En que la tierra besará tus huellas, 

Y tu nombre gigante 
Brillará, avergonzando á las estrellas. 



Yo amo tanto tu nombre! 



No me es dado por ti verter mi sangre; 
Mas vierto al menos mi oprimido llanto. 
¡Ah! si pidiera sangre tu corona, 
Por ceñirla á tu sien encanecida 

Vertiera el pecho mió 
Toda la que sedienta de martirio 
Aliento en los raudales de mi vida. 
¡Qué feliz si en el campo de la gloria 

Fuera el ¡ay! de mi muerte 
La gran diana triunfal de tu victoria! 



B**** 



(Pontífice y Rey, pág. 151.) 



XII 



-m 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



Llovía; el pesebre 
Tan solo abrigaba 
El hálito tibio 
Del asno y del buey; 

Y absorto el anciano 

Y absorta la madre 
Postrados besaban 
Del Niño los pies; 

Y el Niño lloraba 
Del viento y del frió, 

Y el frió y el viento 
Lloraban también. 
Los cielos cantaban, 
Los astros crecieron 

Y el mundo oyó sones 
Ignotos para él. 

La aurora 
Buscaba 
A Belén. 



(El Divino Poema, pág. 91.) 



Pabellón bicolor: habla á la patria; 
Haz que cesen los odios que la oprimen; 
Has visto libertad, viste su fruto; 
¡Ah! ¡no es valor el que alimenta el crimen! 

A • • & 
M* <& 

XIII 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



La paz le exige su filial tributo ; 
Dile que al fin comprenda 
Que hay un pueblo viril sin sangre y luto. 



El salmo legendario de la gloria 
Nuestra cuna arrulló con rudas notas, 

Y con cadenas rotas, 
Trazó la libertad sobre los campos 
La heroica introducción de nuestra historia. 

El mundo, patria mi a, 
El sello de esa gloria ve en tu frente. 

Puedes dormir el sueño de los pueblos 

Puedes soñar un porvenir radiante, 
Que el bautismo de sangre de la gloria 
Te lo dieron tus padres, y es bastante. 

Si arranqué de mi lira tu desgracia, 
El mundo comprendió que tu cabeza 

Se inclinó ensangrentada 
Bajo tu misma varonil audacia, 
Bajo el peso fatal de tu grandeza. 

¡Libre te ostento ante la faz del mundo! 
Tu nombre con orgullo, 
Hago que grande entre mis labios vibre; 
¡Lloré las faltas de una patria joven! 
¡Canté las glorias de una patria libre! 

(¡Patria, mía!, pág. 135. ) 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



i 



¡Libertad, Libertad! ¡Santa palabra 

Que adora el alma mia! 
¿Siempre has de ser la máscara cobarde 
Donde esconde la faz la alevosia? 
¿Hasta cuándo tu nombre 

Gemirá profanado, 
Siempre en sangre empapado, 

Siempre nuncio de ira, 
Siempre hermanado en el oscuro labio 
Con el crimen, la audacia y la mentira? 
¡No puede ser! El dogma de los libres 
No apadrina la audaz hipocresía, 
Y jamas el puñal del asesino 

En sus páginas santas, 
Con la sangre de pueblos ni de reyes, 
Escribió ni una sola de sus leyes. 



(Pontífice y Rey, pág. 147.) 



[><*■ 



¡Qué felices los hombres 
Que, de sufrir rendidos, 
Pueden decir llorando: "¡Madre mia!' 
Y fundir su dolor'en un suspiro! 



Llegaré aun cubierto 
Del polvo del camino, 

XV 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



Y te hallaré, al final de mi jornada, 
Sentada sobre el borde del abismo. 

Por fin entre tus brazos 
Descansaré tranquilo 

Y verteré en tu seno, madre mia, 

El llanto que en el mundo no be vertido. 



(¡Madre mía!, pág. 14.) 



¿No veis mi dicba ofuscada, 
Disipados mis ensueños, 
Cómo en sus brazos me oprime 
La realidad del destierro? 

Tuve patria, bogar, amigos: 
Ahora, tengo su recuerdo, 
Prenda sola, sola y triste 
Que de mi dicha conservo. 

Tuve un amor ilusorio, 
Puro y ardiente misterio 
Que los ojos traicionaron 
Y el alma guardó en secreto. 

Herencia de mi niñez, 
Niñez de mis sentimientos, 
Luz, calor, vida, armonía, 
Del mundo de mis recuerdos. 

XVI 



& 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



Todo lo mira mi alma 
Como, llorando en silencio, 
De una barca que se aleja 
Se oye el compás de los remos. 

(En brazos del desaliento, pág. 48.) 



¿Queréis sublime á la mujer amada? 
Alejad este mundo de su vista; 
No busquéis la mujer, buscad al ángel, 
Que las almas no ven pero adivinan. 



(¡Buscad al ángel!, pág. 40.) 



Keza, niña, al Señor: la madrugada 
Keza perfumes é inocentes trinos ; 
Y, al dormirse la tarde entre la niebla, 
Keza gemidos. 

Eeza, niña, al Señor: yo también rezo. 
Ambos somos cristianos desde niños; 
¡Cuánto gozo al pensar que en Dios se encuentran 
Mi fé y tu fé, tu corazón y el mió! 

(¡Eeza!, pág. 99.) 



JNfit — ■ — ■ ; *£«& 

XVJI 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



¡Ah! si vierais mi patria! 

Tiene arroyuelos, 
Tiene orillas de flores 

Y un cielo inmenso. 
¡Ah! si la vierais 

Con sus colinas verdes 

Y sus palmeras! 



Si pudiera esos montes 

Echar muy lejos 
Y descoger la sombra 

Que enluta el cielo; 

Asi quizá 
Las orillitas viera 

De mi Uruguay. 

¡Adiós, visiones locas, 

Bellos encantos, 
Reminiscencias dulces 

De un bien pasado: 

Huid, volad! 
¡Ay! adiós, orillitas 

De mi Uruguay! 



(Cantabctllo, pág. 64.) 



-&m 



XVIII 



pst> — — 

ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



VII. 



Ya que me ha cabido la honra de hablar al público sobre Zorrilla y su li- 
bro, ¿cómo soltar la pluma sin consagrar un recuerdo de felicitación á la pa- 
tria de mi amigo, el Uruguay? 

Desde el malogrado Carlos Piñeyro, cuyas reliquias descansan en tierra 
chilena y cuya cara memoria vive y vivirá fresca en los corazones de cuantos 
le conocimos, hasta el inteligente Carlos Berro, que acaba de separarse de no- 
sotros, de vuelta al suelo natal, llevando de aquí una vasta ilustración y dejan- 
do aquí hondas simpatías, todos nuestros huéspedes orientales nos han he- 
cho amar al Uruguay, sin conocerlo. 

Por eso, á causa de la asociación de los sentimientos, al hablar del primer 
libro de Zorrilla, no puedo prescindir de enviar mis humildes pero muy ca- 
lorosos parabienes á la patria de mi amigo. 

Este libro revela un talento y un corazón en que se deben cifrar muy fun- 
dadas y halagüeñas esperanzas. 

Abiertos tiene ante si el joven autor de las Notas de un Himno un hermoso 
porvenir y un ancho campo de acción, que su patria le brinda. 

Esas esperanzas, ese porvenir y ese campo de acción imponen deberes que, 
estamos seguros, Zorrilla comprende y sabrá cumplir. 



VIII. 



No quiero detener por mas tiempo al lector en la puerta. Impaciente, y con 
razón, se sentirá por comenzar de una vez la lectura de las páginas de Zorri- 



XIX 



ESTE LIBRO Y SU AUTOR. 



lia. Pero antes, permítaseme protestar contra una preocupación muy común: 
es la de que no le toque á un amigo hablar, y hablar con encomio, de la obra 
otro amigo. Si la amistad fuera adulo ó interés, deberia sin duda enmude- 
cer ó, si hablara, debiéranse tener por desautorizados sus conceptos; pero, 
mientras la amistad sea conocimiento íntimo, franqueza y lealtad, tiene de- 
recho para hablar y mas derecho que nadie; mas aun: tiene el deber de ha- 
blar y decir la verdad, aunque la verdad redunde en encomio del amigo. 

¿Por ventura, solo Aristarco tiene criterio? 

¿Acaso, la crítica ha de elegir forzosamente entre el silencio ó el reproche? 

¿De cuándo acá solo tienen derecho á hacerse oir la envidia ó la indiferen- 
cia? 

Amigo íntimo del autor de las Notas de un Himno, el que estas líneas sus- 
cribe no tiene empacho para declarar paladinamente que las *ha escrito con 
amore, como diria un músico; y, al paso que teme muchísimo haber errado en 
sus juicios por ineptitud, está seguro de no haber errado por parcialidad. 



Santiago de Chile, 18 de Julio de 1877. 



Rafael B. GUMUCIO. 



ffo . — -*3i 

xx 







Á MI FAB1E 




A él, que m,e dio el ser y, más que el ser, mis ^ 
creencias cristianas; á él, que protegió mis primeros 
pasos en el camino ole la vida, dedico los primeros que 
doy en el escabroso de las letras, y estas primicias del 
alma, que deposito en el altar de mi fé; pobre corona 
de. cariño y gratitud que ciñe á sus venerables canas 

Su hijo 

JTJJ±.?<T. 



Santiago de Chile, 1.° de Mato de 1877. 



'4 



CREDO...! 



t 

¡Dios y la inmensidad y mi conciencia! { 

¡Lejos flotando el mundo de los hombres! 

Sola mi inteligencia 
Se inclina á Tí, Señor, desfallecida 
Y se siente morir de tanta vida. í 



Mi pié posa en la tierra; 

Pero mi alma, empujada 
Por la mano absoluta de su esencia, 

El infinito encierra 

Y se siente arrastrada 
Hasta el linde inmortal de su tendencia. 



8¡j£* ■ ■ ¿s& 



poesías líricas. 



Hela aquí: la región de las ideas .... 
Mas allá la intuición del infinito 

Cuyo ser inmutable 
Dilata, con impulso necesario, 
La comprensión del alma, indefinida 
Luz de inmortalidad, fuente de vida. 
La creación su rítmica armonía 

Bajo mis pies murmura; 
Mudos, los astros su tropel arrastran, 
Sin marcar tiempo ni dejar su huella: 
Que, ante tu ser, Dios mió, 
Brillar no osara ni una sola estrella; 

Que su enjambre sombrío 
Es solo leve polvo que levanta 
Una onda fecundada del vacío 
Al estrellarse en tu divina planta. 

Las ideas, cual átomos, circulan 
Y, cual vibrantes y estrelladas olas, 
Surgen del éter, palpitando ondulan, 
Se pierden en confusas aureolas 

Y salpican mi frente 
Las cascadas de luz inteligente. 

¡Quién como tú, Señor! clama el espacio; 
¡Quién como tú, Señor! ruge el Infierno; 

& & 



V 



CREDO...! 



A tu nombre, las bóvedas eternas 
Estremecen sus senos de granito 

Y ahoga su doliente, eterno grito 
La ciudad del dolor, en sus cavernas. 

Todo quieto ante Dios, todo sombrío; 
Su aliento lo creado apenas mueve, 

Y el corazón del Universo frío 

Ni i palpitar se atreve. 

Yo alzo la voz, Señor, alzo la frente; 
Y, entre el silencio y la quietud inmensa, 
Llego tranquilo hasta besar tu mano .... 
¡Paso hasta mi Señor . . . . ! ¡Yo soy cristiano! 
Con la sangre de un Dios hasta Dios llego; 
De pié sobre los mundos humillados 
En sus brazos me entrego; 
Con el sello del Cristo sobre el labio, 
Con solo mi bautismo 
Orgulloso me siento ante Dios mismo. 

¡Dios en mi corazón, Dios en mi frente! 
Siento bullir la fe en mi pensamiento; 

Mi corazón se expande .... 
Por la primera vez mi canto siento 
Grande nacer y levantarse grande. 



¿fe 



'•;.■■ ■ - 



poesías líricas. 



Canto mi fé, orgulloso, 

Y quisiera á mi voz dar la pujanza 

Del rugido furioso 
De la fiera que el- circo estremecía 
Y, con robusta garra ensangrentada, 
Al mártir la corona le cenia; 

La entereza sublime 
De la virgen cristiana que, serena, 
Realizando los mitos legendarios, 
Pisa radiosa la sangrienta arena- 
Señor: yo creo en Tí, tu nombre adoro; 
Prosternado venero tus misterios; 
Mi razón, de tus dogmas tributaria. 
Se doblega ante Tí, forma tu coro 

Y ansia, cual la débil procelaria, 
Oir la tempestad, grande, sin vallas 

Y pelear en el mundo tus batallas. 

La luz de tu doctrina 
Que, en el Calvario, confirmó tu Cristo 
Con su sangre divina, 
Deslumbre mi razón; mi fé te ha visto 
En el nuevo Siná velar tu frente 
No en medio del volcan impetuoso 

Y ceñida de ravos la cabeza 



b» *m 

CREDO...! | 



Sino con nube de dolor sublime, 
Oprimida la frente de tristeza, 
Seco el labio que al mundo bendecía, 

Y aterida la frente ensangrentada 
Con la helada aridez de la agonía. 

Señor: yo creo en Tí; mi pecho escuda 
La fe que me enseñaste; 

Y jamas vacilé; jamas la duda 
Secó mi corazón con su veneno; 
Firme la planta, el corazón sereno, 

La frente enhiesta, desprecié al sectario 
Que, en su impiedad sin nombre, 
Hundida en polvo del error nefario 
A Tí no sabe alzar su frente de hombre. 

Vi rugir á mis pies las tempestades 
Que alzó el orgullo de la ciencia humana 
En todas las edades; 
Y, sobre sus escombros, 
Cubiertos por el musgo de los siglos, 
Se alzd mi fé mas grande, mas ardiente, 
Como, al romper los diques, el torrente. 

Las^pasiones templé con la creencia, 
Siempre temí la voz de la conciencia, 



ir 



-■??; 



poesías líricas. 



Y del ímpio falaz la grita insana 
Jamas oscureció mi fé cristiana. 

¡Mi fé . . . . ! ¡Cómo en el mundo 
Habrá quien la haga vacilar en mi alma 
Si, á su solo mandato, 
Vacilantes, los mundos desfallecen 
O, en el cénit clavados, se estremecen! 
¡Si ante su voz temblando 
Callan los mares y su seno rompen; 
Brota la muerte vida; 
Si, á su acento, la gran Naturaleza 
Sus inmutables leyes olvidando 
Inclina desarmada la cabeza! 

Por ella, las cavernas 
Brotaron á torrentes la armonía; 
Irradióse la luz de los desiertos, 

Y la razón del hombre, antes cegada, 
Columbró ya entreabierta 
De los misterios la inviolable puerta. 

Por ella, ante el tirano, 
Entre los puros labios de la virgen, 
Se hermanaba el dolor con la sonrisa, 
Y, cual notas lejanas de un delirio, 

¿ jb 



— •m 

CREDO...! 



Recogí ó el cielo unidos 

El himno de la gloria y del martirio. 

Ella, frente á los ojos de un marino, 
Trazo 7 aquel derrotero misterioso 
Que, en sus garras de rayos, oprimía 

El secreto profundo 
Que un mundo le negaba al otro mundo. 

Ella ahogo el arrastrar de las cadenas; 
Hijo de Dios se despertó el esclavo, 
Que, al sentirse hombre y grande y redimido, 
Alza á la Libertad el primer canto 
Que escuchó el orbe entero estremecido, 

Como en dia de gloria 
Una diana triunfal de la victoria. 

Y ella, para ostentarse ante los hombres, 
Llama á aquel Dios que, al realizar su idea, 
Sobre el espeso caos infecundo 
Órbitas describiendo que aun recuerda, 
En su vértigo eterno, cada mundo, 
Hizo que, al oir su voz, anonadada, 

Su seno retorciendo, 
Paso dejase al ser la misma nada. 
Dios á su acento acude, 

é„ j4 



-&m 



poesías líricas. 



Inclina la cabeza ensangrentada, 
Dobla la espalda herida, 
Y, ofuscando á la humana inteligencia, 
Se asienta allí radiante mi creencia. 

Esa es mi fe, que con orgullo ostento, 
Depo'sito sagrado 
Cuyo sublime asiento 
Es la cerviz de un Dios sacrificado. 

Dios en mi corazón, Dios en mi frente, 
Eadiosa con la luz de esa creencia: 
Esa es mi noble aspiración ardiente 
Que bulle abrasadora en mi conciencia. 

¡Esa es mi fé, mi juramento santo, 
Ante quien ser é inteligencia postro: 
Lo lanzo al mundo .... Si mi fé quebranto, 
Lánzeme el mundo su anatema al rostro! 



1877 



JO 



IX 



¡MADRE MIAI 



A MI HERMANO ALEJAXDKO 



Como en templo cerrado 

Que guarda mi destino, 
Se esconde, entre las nieblas de mi infancia, 
En religioso altar, su ser purísimo. 

Si en el combate diario, 

Sólo j débil, vacilo, 
Las puertas de ese templo se entreabren 
Y suspira una voz: "¡Sigue, hijo mió!' 7 

JU __ J* 

i r 



poesías líricas. 






Yo conozco ese acento 
Que desmaya en mi oido, 
Tierno como el recuerdo de mi cuna, 
Triste como el adiós para el martirio. 

¡Madre, madre adorada: 
Siempre luchando vivo! 
¿Por qué entonces tu voz me deja solo, 
Y, do existió' tu amor, hallo vacío? 

Ni un recuerdo siquiera 
De tu imagen consigo; 
Ni una chispa salvada del incendio 
Que mi dicha abrasó siendo tan niño. 

¡Qué felices los hombres 

Que, de sufrir rendidos, 

Pueden decir llorando: "¡Madre mía!' 7 

Y fundir su dolor en un suspiro! 

Yo no; yo marcho solo; 
Lloro, pero escondido; 

Y venero tu ser, cual se venera 

El inviolable altar de un sacrificio. 

Como el rito mosaico, 



i'i 



gg* _ -m 

¡MADRE MÍA! 



Todo misterio y símbolos, 
Tu recuerdo sin forma en mi alma engendra 
Un culto hacia tu ser, casi divino. 

Un culto no me basta: 
El templo está vacío; 
En los templos, se adora de rodillas, 

Y yo quiero tus brazos: ¡soy tu hijo! 

Dios te velo, y un culto 
Impuso á mi cariño; 

Y no hay culto en el mundo sin misterios 
Ni altar sin holocausto y sacrificio. 

Madre mia: mis lágrimas 

Borren antiguos ritos; 
Rasgue tu imagen el sagrado velo; 
Brote la luz del fondo del abismo. . . . 



El templo del sepulcro 
Cerrado está á los vivos .... 
¡Qué hermosa redención hallará mi alma 
Cuando yo toque los umbrales fríos! 



í. ? > 



poesías líricas. 



Llegaré aun cubierto 
Del polvo del camino, 

Y te hallaré, al final de mi jornada, 
Sentada sobre el borde del abismo. 

Por fin entre tus brazos 
Descansaré tranquilo 

Y verteré en tu seno, madre mia, 

El llanto que en el mundo no he vertido. 



-*j¡ 



14 



III 



TU Y YO. 



Perfume de una flor que, al desprenderse, 
Ni una hoja de sus pétalos lastima; 
Tibio efluvio de luna de verano 
Que en el disco plateado se destila; 
Calor de una mirada de ternura 
Que atraviesa inocente unas pupilas; 
Roce de una alma que, buscando otra alma, 
En sí misma sin ruido se desliza: 

Eso es tu aliento 

Cuando suspiras. 



J 5 



poesías líricas. 



Lágrima que, oscilando sobre el alma, 
Se evapora al calor del dolor mió; 
Bumor de oleage que, en desierta orilla, 
Eueda mugiendo entre escarpados riscos; 
Ave que huye y, al volar llorando, 
Quiebra la rama en que dejó a sus hijos; 
Nota que, al desprenderse de una cuerda, 
Deja al pobre laúd, temblando, herido: 

Eso, tan triste, 

Son mis suspiros. 









xsr 



EL DOLOR 



¡Que siga el mundo en su vaivén eterno 

Rodando en el vacío! 
De lejos lo veré, sin que la bruma 
De pasiones que arrastra en su carrera 
Yenga á turbar el pensamiento mió. 

Solo con su memoria, 
Lejanos ecos de doliente canto, 
El himno oiré de su dolor j llanto 
Y, escrita en él, lamentaré su historia. 

Allá va el mundo nuestro; 
Negro, perdido en los espacios, flota 



17 



Wat- 



poesías líricas. 



Con una ondulación eterna y muda, 
Envuelto en gasa desteñida y rota 
De esperanzas perdidas y de duela; 
Y, sobre todos tétrico y sombrío, 
Cerniéndose impasible sobre el polo, 

Dolor, el dolor solo 
Lo empuja por los senos del vacío. 

¡Memorias del pasado, 
Vago recuerdo de mi antiguo mundo: 
Dejad del globo las espesas nieblas 
Do en confuso tropel habéis girado! 

Recuerdos de dolor: tocad mi frente; 
Tranquilo estoy; mi evocación ardiente 
No es hija ni del odio ni el despecho; 
Que llegue á mí vuestra legión callada, 
Que, si al tocarlo, lastimáis mi pecho, 
Un dolor mas habrá .... ¡no importa nada! 

Canto al dolor. ¿Sabéis lo que, en el mundo, 

Esa palabra encierra? 
Yo no lo sé; pero es algo escondido 

Que, en su siniestra calma, 
Cuando se siente el corazón herido, 
Hecha girones nos anuncia el alma. 



83#- 



18 



m& ■ *m 

EL DOLOR. 



Nadie cantó al dolor; el aura leve, 
Cuando muere la tarde, 
A remedarlo en su rumor se atreve; 
Busca su ritmo, al suspirar, el ave; 
Los bosques, susurrándolo, acompañan 
Los gemidos del dia moribundo; 
La hoja, que se arrastra, lo murmura; 
La noche, al escucharlo, se apresura, 

Y nunca aprende su canción el mundo. 
Pero el que siente el corazón herido 

Y ahogada en sus recuerdos la cabeza 

Oye, en cada latido, 
Un canto de dolor y de tristeza. 



El dolor no se canta: 
Se ve, se^sufre y, al cantar, se llora. 
De la existencia en la inocente aurora, 

La lagrima del niño, 
Presagiando dolores, se desliza,' 
Y, cuando el hombre, pálido, abatido, 
Eecoge de las manos de la muerte 
La última herencia del mortal caído, 
Le alza también la piedra de su fosa 
Una lágrima amarga y misteriosa. 

y* ! _ _= <®g 

19 






poesías líricas. 



¡Eso es dolor! Nacer entre sollozos, 
Vivir entre deshechas ilusiones, 
Morir .... Esa es la historia 
Del ser fugaz de la mundana escoria. 

Mas, hay dolor dulcísimo y tranquilo, 
Que el mundo loco á comprender no alcanza; 
Dolor que engendra el Dios de la esperanza, 

Dolor, sublime anhelo, 
Que nace aquí para volar al cielo. 

¿Viste una madre contemplar callada 
Una cuna vacía 

Y una lágrima diáfana, abrasada, 
Temblorosa brillar en su pestaña, 
Que un algo vago, misterioso, entraña, 

Reflejada en su lánguida pupila? 
Leed: allí está escrito 
Tocio un poema de dolor bendito. 

¡Cuan dulce es el dolor que, allá, ^en su aurora, 
Encuentra una mujer que lo comprende, 
Un ángel, que al llamarla: ¡madre mia! 
Lágrimas con su llanto nos alcanza 

Y en nuestro pecho enciende 
El apagado hogar de la esperanza! 

$3£«- ' — — *&& 

20 



Qg* ->»<#; 

EL DOLOR. 



Huérfanos desgraciados: 
Vosotros, cuya frente no ha sentido 
El puro beso del amor materno, 
Primicias del dolor, habéis sufrido; 
¡Sabéis lo que es dolor, sin conocerlo! 
¡Ah! ¡lo conoceréis! Correrá el tiempo 
Y en el alma hallareis hielo y vacío, 
Cuando busquéis do reclinar la frente 

Y una lágrima amiga 
Para calmar el desamor impío 
Con que el mundo á sus víctimas castiga. 
Recordad la canción del que, en su cuna, 
Huérfano se llamó, sin comprenderlo, 
Cuando esa dulce aspiración del alma 
Vuestro marchito corazón taladre: 
Yo sé lo que es dolor .... ¡yo tuve madre 



Recuerdos de esperanza, 
Vago futuro que el espacio pueblas, 
Disipad del dolor las negras nieblas, 
Que cantar mas el sinsabor no puedo. 
Recuerdos de dolor .... ¡os tengo miedo! 

¡No mas dolor; el corazón sediento 
Tras los recuerdos de dolor y duelo 
Para apagar su sed busca consuelo! 



í^.v" 



21 



poesías líricas. 



Hay consuelo al dolor; mas ¡ay del triste 
Que al mundo á demandarlo se ha llegado! 
El corazón marchito, envenenado, 

Lágrimas sdlo implora; 
Solo es dado ofrecer llanto al que llora. 

Y él no sabe llorar; el mundo rie; 

De su consuelo emblema, 

líos brinda su sonrisa, 
Mas sonrisa glacial que agosta y quema, 

Presagio de dolores, 
Sarcasmo helado que nos miente amores. 

El no sabe llorar; revuelta orgía, 

Eterna bacanal desenfrenada, 
El ¡ay! de la agonía 

Mezclado con la ronca carcajada, 

Como marcha triunfal sus pasos guia. 

Mata, envenena, la ilusión sepulta, 
Mas ¡ay de los que lloran! 

El que llora en el mundo, al mundo insulta. 

Mas, es fuerza llorar; entre el violento 
Bramar de las tormentas de la vida 
El Dios de la virtud y el sufrimiento 
Nos ofrece un asilo, 



m&- 



|£<9§> ^ 

EL DOLOR. 



Como Él, nido de amor puro y tranquilo; 

Solo, solo en su seno 

Podremos dulcemente 
Dejar caer la lacrimosa frente. 

Despojos del dolor, hijos del mundo: 
¡Llorad con la esperanza del cristiano! 
Las lágrimas que suben hasta el cielo 
Beben en él consuelo, 

Y descienden al alma 

En nubes frescas de celeste calma. 

Recordad que del Cristo 
Jamas la risa estremeció los labios; 
Fueron rastro de lágrimas sus huellas, 

Y dejó sobre el mundo 

Su Evangelio de amor escrito en ellas. 
Recordad que, admitiendo nuestra herencia, 
Sublimando el dolor con su martirio, 
Allá, en la cima del Calvario santo, 
Una Madre, al llorar, bendijo el llanto. 



¡as, . : J 



LA INSPIRACIÓN. 






Sueños que no se sienten 
Y dejan de su vida 
La huella que, en las olas, 
La imagen de una flor; 
Desconocido rastro 
Que aun transparenta el alma 
Cual guardan las pupilas 
Una impresión de amor: 

Así es la calma 
Del corazón; 
Así, al despertar, sorprendo 
La inspiración. 



2 5 



poesías líricas. 



Recuerdos sin imagen; 
Ternura sin recuerdo; 
Latidos que remedan 
El ritmo de un laúd: 
Lágrimas que no lloran, 
Sonrisas instintivas, 
Dulce expansión del pecho 
Que aspira aroma y luz . . . 

Así es la dicha 
Del corazón; 
A sí suspira en el alma 
La inspiración. 



Ansia de ver la tarde 
Bajar entre rumores; 
Seguir la última crencha 
De luz crepuscular; 
Donde otros no la vieron, 
Buscar la poesía; 
Y, en apartados sitios, 
Triste y solo vagar .... 

Así es el sueño 
Del corazón; 



26 



LA INSPIRACIÓN. 



Así sus lágrimas vierte 
La inspiración. 



Entonces bella es la vida; 
El cielo azul se enrarece; 
Al ósculo de Dios, se eleva el alma 
Y, en transparente sueño, se adormece. 



Enfermedad sin nombre, 
Que, de la sombra, arranca 
Oleadas de visiones, 
Leyendas sin color; 
Palpitación que imita 
Un lento toque a muerto; 
De objetos sin espíritu, 
Nerviosa animación .... 

Así es la fiebre 
Del corazón; 
Así, en mis vigilias, siento 
La inspiración. 



27 



y 



poesías líricas. 






Misterios de elementos 
Que no son misteriosos; 
Murmullo sordo y raro 
De conocida voz; 
Revolución de ideas 
Que nacen, chocan, mueren 
Como arenal de fuego 
En ciega agitación. . . . 

Así es la noche 
Del corazón; 
Así, en mis congojas, siento 
La inspiración. 



Deformes concepciones, 
Rostros que el aire engendra 
Y, al mas leve ruido, 
Se disuelven en sí; 
Iluminadas líneas 
De seres casi informes, 
Suspiros, carcajadas, 
Entre íntimo gemir; 

Así es el vértigo 
Del corazón; 



28 



LA INSPIRACIÓN. 



Así en mis insomnios siento 
La inspiración. 



Entdnces negra es la vida, 
Ruga la esperanza el ceño, 
Y los engendros de la noche dejan 
Los párpados abiertos y sin sueño. 



29 



8»- 



^TI 



VEINTE AÑOS. 



¿Sabes qué son veinte años, alma mía, 
Que han pasado por mí? 
Veinte años es un ser con la cabeza 
Llena de planes, gloria, frenesí; 
Llena el alma de fuego, de alegría, 

Y una que otra tristeza juvenil: 

Lleno el casco de Patria, de esperanzas, 

Y todo el corazón lleno de tí. 



-VII 



BELLINI 



A AUGUSTO T. 8ERRALTA 



Misterio de una música lejana, 
Arrullo de una tarde que dormita, 
Llanto de un ángel, al helar la muerte 
Entre sus labios, la postrer sonrisa; 

Latido de dolor de un inocente, 
Encarnación de un rayo de armonía, 
Todo se unid y, en la visión de un genio, 
En germen fué la trasparente Amina. 



33 



poesías líricas. 



Hollando el éter, sin mover sus átomos, 
Resbalando en la sombra, sin herirla, 
El genio la miró; le infundió su alma, 

Y aquel girón de luz latid con vida. 

Nació, y envuelta en su cendal de espumas 
El ritmo de los átomos bebia, 

Y cual absorbe el alma una esperanza 
Lo infiltraba en la frente del artista. 

El escuchó' los ecos de su alma, . 
Que otra alma de mujer repercutía, 

Y al mundo los lego. Murió Bellini 
Pero su alma inmortal vive en su Amina. 






^TIII 



SIEMPREVIVAS 



;A las flores, emblema de la muerte, 
Las llaman siemprevivas! .... 
¿0 será porque el vaho de las tumbas 
Sus ya marchitas hojas no marchita? 

Al no poder llorar, rien los hombres 
Y, al mirarlos pasar, causan envidia. 
¡Siemprevivas! si el bien tiene su llanto, 
También tiene el dolor su amarga risa. 



ÉN* — «A 



r * 



i:x 



SILENCIO DEL ALMA. 



¡Qué buenos son los niños! De ventura 
Un mundo en mi niñez forjé inocente; 
Y soñé un porvenir lejos r'iente 
Llamarme y ofrecerme su ternura. 



Alma de niño, en mi infantil locura 
Creí en la dicha que el placer nos miente. 
Y, al ver volar los años por mi frente, 
Me gozaba en su muerte y su premura. 



-->;& 



&*- 



poesías líricas. 



No eres ya niño, corazón; perdiste 
El candor que brillaba en tu papila: 
¿Y eres feliz? ¿siquiera menos triste?. 



Calla, enmudece el corazón ahora; 
Pero, en su amarga soledad tranquila, 
Mira hacia atrás, se reconcentra y. . . . llora. 



ítié 



38 



r - 



:x: 



BUSCAD AL ÁNGEL... 



A JUAN R. SALA.S E. 



Como un germen de luz entre un abismo 
A intervalos brillaba en sus pupilas; 
Y jugaba un suspiro entre sus labios, 
O un íntimo dolor, 6 una sonrisa. 

Miraba cara á cara algún misterio; 
Las leyendas del cielo acaso oia; 
Y, vagando tras seres intangibles, 
Era notas y luz su sombra misma. 



39 






poesías líricas. 



-^íV: 



Me acerqué. Como avaro su tesoro, 
Cual sus hojas la oscura sensitiva, 
Guardo' su inspiración dentro del alma 
Y el ángel fué mujer, ser de esta vida. 



¿Queréis sublime á la mujer amada? 
Alejad este mundo de su vista; 
No busquéis la mujer, buscad al ángel, 
Que las almas no ven pero adivinan. 






40 






»— 
w 


:x:i 

FOCOS. 

Sentado jo á tus pies, con la cabeza 
Inmóvil, apoyada en tus rodillas, 
Y bebiendo de tu alma la inocencia, 
Asomada en la luz de una sonrisa; 

Sentir un cielo de ternura inmensa 
Brotar, iluminando tus pupilas, 
Y, al vibrar tus suspiros en mi alma, 
Sentirla de placer desfallecida; 

Eespirar tu pureza en tu mirada, 
Hasta á mi mismo amor tener envidia, 


*1 


$&— 




«M 



41 



poesías líricas. 



Ángel mió, en. mis sueños de poeta, 
Así yo concebí la poesía. 






El roce de dos almas al unirse 
En el silencio del amor dormidas 
Dejar, abandonado á sus encantos, 
Eesbalar melodioso por mi lira; 

Oir á esas dos almas que se nombran 
En íntimo lenguaje de armonías 
Y al fin reconocer el alma tuya 
Palpitando en la mia refundida; 

Oyendo dos latidos de ternura, 
Bebiendo toda su cadencia rítmica .... 
Ángel mió, en mis sueños de poeta, 
Así yo sé cantar la poesía. 



Fundir en un suspiro de los tuyos, 
Llena de amor, una existencia mia, 
Y hacerla resbalar sobre ilusiones 
Al empuje ideal de tus caricias; 



c ^- 



42 



-4i-B 



FOCOS. 



% 



Velar tu sueño en las calladas horas 
Y, á los amores que en tu frente giran, 
Decirles que te digan al oido 
Muí quedito dulcísimas mentiras, 

Eso te ofrece una alma de poeta 
Que, llamándote siempre desvalida, 
Te nombra en los suspiros de las auras 
Por beber, en tu amor, la poesía. 



&?*— «jg 

43 






IXIII 



PASO! 



¡Dios mió, ya veinte años! ¡Cómo quedan 
En los brazos sin vida del pasado! 
Risa, llanto, placer, gloria, inocencia. . . . 
¡Todo es hoy un montón de veinte años! 



En él un mundo fermento de ideas; 
De convicciones me dejó su rastro; 
Siento bullir anhelos y esperanzas; 
Y me siento mayor. ¡Soy mas cristiano! 



45 



gpg, 

á 

poesías líricas. 



¡Adelante! De pié sobre las ruinas 
De los anos de vida que pasaron, 
Te ordeno, Porvenir: ¡Paso á la idea! 
Firme y tranquilo voy. . . . ¡ábreme paso! 



46 






22:111 



m BRAZOS DEL DESALIENTO. 



Reminiscencias del alma, 
Melancólicos recuerdos, 
Vestigios de un bien perdido, 
De mi dicha tristes restos: 



¿Qué queréis? Dejadme solo, 
No mas desgarréis mi pecho; 
¡Idos! ¿por qué así ensañaros 
En mi triste desconsuelo? 



47 



-8 



poesías líricas. 



Si una lágrima á mis ojos 
Arrancar es vuestro intento, 
Dejadme ¡por Dios! dejadme, 
Porque llorar ya no puedo. 

Ya no lloro; con la dicha 
Mis lágrimas se extinguieron. 
Niño, el llanto yo esquivaba, 
Lo busco ahora .... y no lo encuentro. 



¿No veis que el llanto es emblema 
De esperanzas y consuelos, 
Y mi esperanza vacila, 
Mis ilusiones han muerto? 



¿No veis mi dicha ofuscada, 
Disipados mis ensueños, 
Cómo en sus brazos me oprime 
La realidad del destierro? 



& 

•<■-•<- 



Tuve patria, hogar, amigos: 
Ahora, tengo su recuerdo, 
Prenda sola, sola y triste 
Que de mi dicha conservo. 



48 



f* ■ 




^f 




EN BRAZOS DEL DESALIENTO. 






Tuve un amor ilusorio, 






Puro j ardiente misterio 






Que los ojos traicionaron 






Y el alma guardó en secreto. 






Herencia de mi niñez, 






Niñez de mis sentimientos, 






Luz, calor, vida, armonía, 






Del mundo de mis recuerdos. 






Todo lo mira mi alma 






Como, llorando en silencio, 






De una barca que se aleja 






Se oye el compás de los remos. 






Todo bulle en mi cabeza, 






Todo palpita en mi pecho; 






¡Por eso me duele tanto, 






Que para tanto .... es pequeño! 






Dios mió, por ellos paso 






Mis largas noches sin sueño; 






Entre las risas del mundo 






Mi alma vive en un desierto. 




fe — 




m 



49 



poesías líricas. 



&8*- 



¿Y ellos, en cambio, al amigo 
Recordarán, de otro tiempo? 
¿Por mí alzarán su plegaria, 
Como yo la alzo por ellos? 



Sí: conservar mi memoria 
Al partir me prometieron, 
Cariño. . . . también cariño; 
Pero están lejos. . . . ¡tan lejos! 



Tan lejos, y estoy tan triste, 
Que dudo, vacilo y temo; 
¡Lleva un recuerdo á los mios, 
Virgen, madre de los buenos! 

Duda cruel que me atormentas 
Con tus fantasmas siniestros: 
¿Quién eres? ¿quién te lia prestado 
Tanta cabida en mi pecho? 

Es la voz de la tristeza, 
Patrimonio del destierro; 
De una alma sola, muy sola 
Los mentirosos acentos. 



50 



EN BRAZOS DEL DESALIENTO. 



-&m 



Reminiscencias del alma, 
Melancólicos recuerdos, 
Vestigios de un bien perdido, 
De mi dicha tristes restos. 



Santiago, 18 de Abeil djb 1874. 



51 



*¡ 



-<#*£ 






xi-sr 



EL HIMNO DEL CIELO. 



A tícente aguirre vargas 



¡Cuántas veces, perdiendo la conciencia 
De que transcurre el tiempo, 
Sentimos una vida indefinible 
Animar un momento nuestro cuerpo! 

Miran sin ver, brillantes las pupilas, 
Distante los objetos; 
Y, el alma indiferente, no distingue 
Ni forma, ni color, ni movimiento, 



5Ó 



POESÍAS LIRICxVS. 



Se parece á la vida de los niños 
Y á la niñez del viejo. 
Y, en el sueño tranquilo de la tierra, 
Deben soñar así todos los muertos. 



Después de ese intervalo sin carácter, 
De vigilia ni sueño, ■ 
Vahído de la mente que enrarece 
Y hasta disuelve en sí los pensamientos; 

Al volver á la vida, alguna lágrima 
En mis ojos encuentro; 
Lágrima que no llora, y que engendraron 
Quién sabe de qué mundo qué misterios. 



¿Quién la dejó en mis ojos? ¿qué gemido 
La arrancó de mi pecho? 
¿Dónde fué mi alma, que volvió con lágrimas 
Mientras estaba yo de llanto ageno? 



Quizá, cuando las almas un instante 
Abandonan el cuerpo, 
Recogen esos llantos de los hombres 
Que evapora el dolor en el silencio; 



54 



EL HIMNO DEL CIELO. 



Los suspiros que el mundo no comprende 
Y que condensa el cielo, 
Los ayes de expiación que no se escuchan, 
Los gemidos ahogados en secreto. 

Ese mundo, que vaga por la tierra, 
De amargo sentimiento; 
Que piensan los felices que se pierde 
Mas que no muere, porque Dios es bueno. 

Todo vive: las lágrimas del mundo 
Son el himno del cielo, 
Y, al concluir el festin de los dichosos, 
Ese himno se alzará; todos lo oiremos. 



t 



-«a 



55 



;»■ 



r>U 



^Z"V 



VESTALES, 



Tomo tus flores secas; pienso y lloro. . . , 
Al reclinar en ellas mi cabeza, 
¿Por qué siento una almohada de pureza, 
De frescura, de aroma, de ilusión? 

Es que el recuerdo y el tranquilo llanto, 
Vestales que custodian los amores, 
Dan vida y dan perfumes á las flores 
Que la nieve del tiempo marchitó'. 



57 



zz.srT 



CANTOS Y PUPILAS. 



La noche estaba oscura, muy oscura . 
Me dijeron después que era la vida. 
Un rio vi ante mí y, en la otra margen, 
Algo como el fulgor de dos pupilas; 

Y sentí de lejanos labradores 
La confusa y alegre algarabía, 

Y los cantos que, al ir á sus faenas, 
Cantan, al hombro las pesadas picas. 






Los cantos revelaban una aurora, 
La aurora de la dicha. 
¿Las pupilas aquellas eran tuyas? 
¡Entdnces esa aurora era la mia! 



59 



w 


' 


^| 




:xv^ri 


• 




CANTARCILLO. 

¡Montañas y montañas! 

¡Y alies y valles! 
¡Tropezar siempre el alma 

Con rocas grandes! 

¡Qué triste es esto 
Donde, entero y sin vallas, 

No se ve el cielo! 

¡Ah! si vierais mi patria! 

Tiene arroyuelos, 
Tiene orillas de flores 


i 


ife* 


Y un cielo inmenso. 


-m 



61 



poesías líricas. 






jAh! si la vierais 
Con sus colinas verdes 
Y sus palmeras! 






Orillitas queridas 

Del Uruguay, 
¡Qué lindas las oleadas 

Vienen y van! 

Se van y vienen 
Como al alma la dicha 

Que al nacer muere. 

Tocan en la ribera, 

Suaves murmuran; 
Pero se van, dejando 

Rumor y espuma. 

Así el recuerdo 
Es la espuma del alma, 

Del hogar lejos. 

Besando de soslayo 
Las frescas aguas, 

Girando revoltosas 
Las brisas andan; 

62 



-&m 



CANTARCILLO. 



Las picaruelas, 
Escondiendo la mano, 
Tiran la piedra. 

Mis visiones de niño, 

Como ellas lindas, 
Como ellas inocentes, 

Fueron un dia.. 

Niñez y brisas: 
¿Por qué siendo tan bellas 

Andáis tan listas? 

Y oleaditas y espumas, 

Rumor y brisas, 
Me dicen, cuando busco 

Dichas perdidas: 

Solo las hay 
Orillitas queridas 

Del Uruguay. 






¡Qué triste está la tarde! 

¡Qué triste el alma! 
¡Qué triste ese tañido 

De la campana! 



poesías líricas. 



¡Ah! no estoy ya 
Orillitas queridas 
De mi Uruguay. 

¡Montañas y montañas! 

¡Talles y valles! 
¡Tropezar siempre el alma 

Con rocas grandes! 

¡Qué triste es esto 
Donde, entero y sin vallas, 

No se ve el cielo! 



* 
♦ * 



Silencio y desencanto, 
Montañas altas, 

Y lejos ¡ay! muy lejos, 

La dulce patria 
No tengo mas, 

Y un recuerdo adorado 

De mi Uruguay. 

Si pudiera esos montes 
Echar muy lejos 

Y descoger la sombra 

Que enluta el cielo; 



64 



£4 



^ 

CANTARCILLO. 



Así quizá 
Las orillitas viera 
De mi Uruguay. 



* 



¡Adiós, visiones locas, 

Bellos encantos, 
Reminiscencias dulces 

De un bien pasado: 

Huid, volad! 
¡Ay! adiós, orillitas 

De mi Uruguay! 



fe ; ; 4' 

6 5 



2s:"\riii 



MOISÉS 



(POEMA DE ALFREDO DE VIGNI) 



1 DON RAMÓN ANJEL JARA 



L 



El sol rozaba con las tiendas blancas, 
Su rayo moribundo y declinante, 
Cendal dorado que en los aires deja 
Cuando, en lecho de arenas, va á acostarse, 
Eevistiendo su pálido reflejo 
La campiña de púrpura y de jalde. 



67 



poesías líricas. 


í 

Moisés, hombre de Dios, trepa en silencio 


De Nebo el monte, en su tristeza grande; 


Se detiene, y tranquila la mirada, 


Por el vasto horizonte humilde esparce. 


Distingue a Phasga envuelta en sus higueras 


Y, sentados al borde ele los valles, 


A G-alad, Manases y Efrain mira 


Entre vegas risueñas y feraces, 


Y, arrullando á Juclá, la mar dormida 


En sus yermos y extensos arenales. 


i 
Mas allá tiembla Neftalí en la sombra 


Al rumor de sus tristes olivares; 


En su planicie de odorantes flores, 


A Jerico abanican los palmares, 


Y, hasta Segor sus busques alcanzando, 


Phogor extiende sus colinas suaves. 


i 
Vio la tierra feliz que su sepulcro 


No admitirá jamas; Moisés lo sabe; 


Triste miró; su mano á los Hebreos 


Tendió potente y prosiguió adelante. 


So*- *m 



68 



MOISÉS. 



-;?-"; 

f 



II, 



En tanto, el campo ele Moab llenando, 
Reunido al pié de la montaña santa, 
Como mies sacudida por el viento, 
Israel en el valle se ajitaba. 



Desde la hora en que el prístino rocío 
La sed de las arenas fresco apaga, 
Y columpia sus perlas temblorosas 
Que la noche lloro' sobre las ramas, 



A hablar con el Señor había partido 
El anciano profeta, triste el alma, 
Y, á los rayos ele luz de su cabeza, 
Seguía -el pueblo aun con la mirada. 



Moisés alcanza la sublime cumbre 
Y, í la nube de Dios, su frente horada 
Que el monte de relámpagos corona 
Y de silencio y misteriosa calma. 



09 



■M 



poesías líricas. 



Arde el incienso en el altar de piedra; 
De las espiras por el sol doradas 
A la sombra, las frentes en el polvo, 
Los cantares de Dios el pueblo canta. 



Los hijos de Leví sobre las turbas, 
Con sus arpas, los cantos acompañan, 
Entre arenal revuelto, semejando, 
Un bosque de ciprés que se levanta. 



III. 



Y, ante el Dios de Siná de pié el profeta, 
Cara á cara le habló en la nube oscura: 
— Señor: ¿mi vida inquieta 
Jamas acabará? Yiví potente, 
Profunda soledad mi vida encierra; 
Dejad que duerma mi cansada frente 
El sueño soporoso de la tierra 
¿Qué os hice yo, Señor, para que hicieseis 

De mí vuestro elegido? 
Vuestro pueblo llevé do lo quisisteis; 



70 



MOISÉS. 



Llegó, por fin, al suelo prometido. 

De vos á él la mediación divina 

Que otro acepte por mí; que* enfrene otro 

De ese Israel el indomable potro, 

Y yo le lego entonce 
Mi libro y mi inmortal vara de bronce. 



IV. 



¿Por qué quisiste la esperanza mia, 
De ser hombre feliz en mi ignorancia, 

Desvanecer un dia, 
Si desde el Nebo hasta la roca fuente 
Tumba no hallé para mi helada frente? 
Sabio entre sabios, del errante pueblo 
Los pasos dirijí; sobre los reyes 
Mi voz hizo llover lluvia de fuego 

Y el porvenir muy luego 
Arrodillado adorará mis leyes. 
Abrí la tumba del mortal primero 
Y la muerte, en mi voz, halla un acento 

Profético y austero. 
Soy grande, soy muy grande .... 



71 



-w 



poesías líricas. 



Mi pedestal coloso, 
Que ante mi ser anonadado yace, 

Son pueblos y naciones: 

Mi brazo poderoso 
Generaciones mil hace y deshace. 

Viví, Señor, potente; 
Profunda soledad mi vida encierra; 
Dejad que duerma mi cansada frente 
El sueño soporoso de la tierra. 



V. 



De los cielos penetro los secretos, 
Mando á la noche desplegar sus alas 

Y á mis ojos prestasteis 
La fuerza de los vuestros, 

Con que al principio el caos inflamasteis. 
Numeré por sus nombres las estrellas 
Y, á un leve signo de mi mano alzada, 
Cada una se presenta apresurada. 

Y mis manos impongo 

Del nubarrón en la abrasada frente, 

Y arranco de su seno 






W 1 - 



MOISES. 



V 



De las tormentas la espumosa fuente. 

Entrego las montañas 
A las alas sin rumbo de los vientos; 
En arenas sepulto las ciudades 
Convertidas en yermas soledades; 
Es mi planta mas fuerte que el espacio, 
El rio de las aguas sin barrera 
A mi paso detiene su carrera 

Y sus líquidos montes congelados, 
Son de mi pueblo colosal palacio, 

Y hasta su voz bravia 
Calla aterrada al escuchar la mia. 
Mi pueblo sufre y vuestras leyes pide; 
Alzo mis ojos; vuestro ser sublime 
Llena mi ser; y, ante mi voz tranquila. 
Se vela el sol, la inmensidad vacila; 

Los ángeles celosos 
A mi redor anonadados giran 

Y os miran y me miran y se admiran; 

Y, Señor poderoso, 
En mi gloria y poder no soy dichoso. 
Me hiciste envejecer grande y potente, 
Profunda soledad mi vida encierra, 
Dejad que duerma mi cansada frente 
El sueño soporoso de la tierra. 



m 






73 



poesías líricas. 



VI. 



Así que vuestro soplo 
Llena al pastor en medio á su rebaño, 
Los hombres se miraron 

Y dijeron: ¿quién es? nos es extraño. 

Y los ojos bajaban 

Ante los mios do chispeaba un fuego 
Que les mostraba en mi mirar sombrío 

Algo mas que mi alma, 
Mas que el antiguo pensamiento mió. 
La amistad y el amor me abandonaron; 
Y, temiendo morir si las miraba, 

Las vírgenes huian 

Y miedosas, al verme, se escondian. 
Envuelto entonce en la columna negra 
Mi ser olvido, mi esperanza inmolo 

Y camino ante todos 

Triste en mi gloria j en mi gloria solo. 

Y dije al corazón: ¿qué busco ahora? 
Para dormir soñando sobre un seno 

Mi frente es muy pesada; 
Mi mano deja el hielo 
En la mano que toca, 



74 



f*- 



MOISÉS. 



En mi acento retiembla la tormenta 
Y fulgura el relámpago en mi boca. 

Y así, lejos de amarme, 
Helas allí temblando anonadadas 

Y, cuando abro los brazos, 
Caen á mis plantas mudas y aterradas. 

Yiví, Señor, potente, 
Profunda soledad mi vida encierra; 
Dejad que duerma mi cansada frente 
El sueño soporoso de la tierra. 



VII. 



Temiendo el pueblo en tanto 
Del Dios celoso las tremendas iras 
Oraba, sin mirar el monte santo; 
Que, si alzaba la vista un punto solo, 

La tempestad bravia 
En la nube sus rayos revolvía. 

Y sus chispas ardientes 
Quemaban las miradas 

Y abrasaban las frentes 

En el polvo temblando sepultadas. 



/o 



POESÍAS LÍRICAS. f 



Beapareció' muy pronto 
El monte sin Moisés. ... El pueblo entonces 
Al profeta lloró. . . . Palideciendo 
Josué, abrumada la -inspirada frente, 
Guiaba al pueblo al suelo prometido: 

Era ya el elegido 
Del Dios de Sabaoth omnipotente. 

Santiago, 25 de Agosto de 1875. 



» 

76 



2£x;2£: 



ODIO Y AMOR 



A RAFAEL B. GUMTJCIO 



El alma anhela amor: ley es del cielo; 
Y anhela aborrecer: ley de la tierra. . . . 
Odio y amor, indefinible anhelo 
Que, del hombre infeliz, la historia encierra. 
Infeliz yo no soy, mas un desvelo, 
Una ilusión mi bienestar destierra. 
¿Amaré á mi verdugo? Tengo miedo .... 
Odiar á mi ilusión. . . . ¡Ah! nó, no puedo! 

g^ ^| 

77 



poesías líricas. 



Y ella acibara sin piedad mi vida; 
Es parte de mi ser que lo destroza; 
Gime el alma en sus brazos abatida. 
Y sufre en el gozar: sufriendo goza. 
No puedo amar esa ilusión mentida; 
Si la abandono, el corazón solloza; 
Ilusión: sufriré tu amor funesto; 
Mas sabe que, al amarte, te detesto. 



7 8 



!* 



2SZ3Z 



SU RETRATO. 



¡Qué bella estás así! ¡Siempre la misma! 
¡Siempre en tu labio, juguetona i leve, 
Esa sonrisa que í besar se atreve 
Tu boca angelical! 

Quisiera que á tu imagen adorada 
Prestaras tu animada gallardía; 
Mas que ella te prestara, vida mia, 
Eso que la hace no mudar jamas. 



79 



■^ 



2C2CI 



TUS OJOS. 



Si me asomo á tus ojos brillantes, 
Tan verdes, tan verdes, 

En un campo una estrella caida 
Mirar me "parece. 

¡Ah! si son habitados los astros, 
Y en ellos se duerme, 

¡Quién pudiera habitar esa estrella 
Por siempre, por siempre! 



f 3 ^" 

*• 



2ZL^ZTT 



¿SERA VERDAD? 



A veces siento lastimar mi pecho 
Un misterioso afán; 
A veces un placer desconocido 
Llena mi alma de dulzura j paz. 

Guando siento el placer, me hallo pensando 
En tí, mi vida, en tí; 
Cuando siento el dolor .... no pienso en nada. 



xpfc. , *£(§ 



> 



f 



2í:zs:xii 



IMPOSIBLE. 



A CAMILO MUNITA G0R3ÍAZ 



Dejadme recordar; y en ese limbo 
En que agitan sus alas los amores 
Y suspiran insólitos rumores, 
Que el alma sabe traducir no mas, 
Las palmas donde duermen los recuerdos 
xVbaniquen mi frente soporosa, 
Que al beso de su brisa mentirosa 
En un seno de amor se dormirá. 



poesías líricas. 



¡Qué dulce realidad la del recuerdo, 
Yaga ilusión que á otra ilusión imita! 
No entiendo al corazón cuando palpita, 
Mecido por su aliento celestial. 
jY me habla tanto en su lenguaje mudo! 
¿Cuándo lo entenderé? .... Cuando la vida, 
En mundo de recuerdos convertida, 
De mentiras engendre una verdad. . - 



I 



86 



zczcT^r 



lT NO SENTÍAS! 



El cielo trasparente de tus ojos 
El llanto detenido encapotaba, . . . 
iQué hermosas se estremecen las estrellas 
Sobre el cristal de un lago reflejadas! 

Ya no me engañarás, porque ya he visto. 
Temblando recatado en tus pestañas, 
El precioso caudal de tu ternura, 
Condensado. al brotar, en una lágrima. 



87 



-*>2g 






EL DIYINO POEMA. 



Et incarnatus est 

Oraba; del ángel 
Sintió las pisadas 
Que el cielo, María 
Tan solo escuchó. 
Y habló, y á su "fiat" 
Mayor que el primero, 
Un Dios humillado 
Al mundo bajó. 



poesías líricas. 



Bajó y en el virgen 
Materno santuario 
El sueno primero 
Del hombre durmió; 
Y en tanto la tierra, 
En sombras flotando. 
Seguía, seguía 
Su curso veloz. 

Y el hijo 
Del hombre 
Durmió. 



II. 



Gloria in exelsis Deo. 



Llovía; el pesebre 
Tan solo abrigaba 
El hálito tibio 
Del asno y del buey; 

Y absorto el anciano 

Y absorta la madre 
Postrados besaban 
Del Niño los pies; 

90 



EL DIVINO POEMA. 



Y el Niño lloraba 
Del viento y del frió, 

Y el frió y el viento 
Lloraban también. 
Los cielos cantaban, 
Los astros crecieron 

Y el mundo oyó sones 
Ignotos¡para él. 

La aurora " 
Buscaba 
A Belén. 



III. 



. .fugeiniEgiptum. 



Se agitan del aire 
Los átomos leves 
Al roce invisible 
De edlica voz; 
Todo está en silencio 
Del Nilo en la playa: 
Están en la arena 
Sentados los dos. 

9 1 



^1 

POESÍAS LÍRICAS. 



fe*- 



Ella, Virgen madre, 
Con su niño en brazos, 
Escucha humillada 
La eterna canción. 
El la oye arrobado 
Y atenta, y sublime 
Se agolpa á sus' ojos 
El alma de un Dios. 

Y calla 
Del Nilo 



La voz. 



IV. 



Et estupebant in doctrina ejus . . . 



Va triste. . . Lo ha visto 
Llorar Samaría; 
Jamas la sonrisa 
Sus labios toca; 
Sus ojos consuelan, 
Sus labios bendicen, 

Y el pueblo lo sigue 

Y escucha su voz. 



92 



EL DIVINO POEMA. 



Do posa la planta 
La muerte palpita, 
Eespira misterio, 
Predica dolor; 
Acoge á los malos, 
Bendice i los niños; 
Su eterna doctrina 
Al mundo arrastró. 

Y campos 
Y villas 
Cruzó. 



Y. 

Consummatum est. . 

¡Dios . . . sangre . . . suplicio, 
Fundidos en uno! 
¡Misterio que abrasa 
La humana razón! 
Escrito así estaba: 
Palabras eternas 
De lo alto del monte 
El Padre acodó. 



93 



"*Mí 



POESÍAS LÍRICAS. 



¡El Cristo! . . . Los orbes 
Rodaron sin rumbo; 
La eterna armonía 
Su ritmo turbó.. 
La cruz en las sombras 
Extiende los brazos. 
Silencio tremendo . . . 
¡Ya todo acabd! 
Y el último 

Sueño 

Durmió. 



% 

-48JÜ 



94 



xix-vi 



LATIDOS. 



Es alta noche y mi reloj no calla: 
Cuando todo en su paso se detiene, 
Sin rumores el mundo y los espacios, 
Solo el tiempo no duerme. 

¡Ah! marca la distancia de la tumba, 
Y ésta camina y es mas corta siempre: 
El compás del reloj jamas dormido 
Es el vivo latido de la muerte. 



95 



*■ ' ü 



XXVII 



BUSCÁNDOLA 



Si veo en otros ojos un reflejo 
De su mirada tierna, 
Me parece un recuerdo de mi dicha 
Que sonrie al pasar ante una estrella. 



Si en la noche callada, los rumores 
Su dulce voz remedan, 
Me parece que en ráfagas de cielo, 
Envuelto en luz mi espíritu navega. 

&£♦— *&§ 

97 



poesías líricas. 



Si al suspirar aromas el silencio, 
Su aliento á mi alma llega, 
Mi alma, en el silencio sumergida, 
Cede mi ser á su invisible esencia. 



Siempre su idea perfumando mi alma, 
Quiero correr tras ella, 
Y pienso en Dios para buscar su imagen, 
Que encontrarla jamas puedo en la tierra. 



É 

98 



xzxtsziii 



REZA 



Reza, niña, al Señor: la madrugada 
Reza perfumes é inocentes trinos; 
. Y al dormirse la tarde entre la niebla 
Reza gemidos. 



Reza, niña, al Señor: yo también rezo. 
Ambos somos cristianos desde niños; 
jCuánto gozo al pensar que en Dios se encuentran 
Mi fe y tu fe, tu corazón y el mió! 



99 



I 



zzí^ltzz. 



PIENSA EN MI. 



¡Dios rnio! ¡qué seria de mi alma 
En mi triste destierro, 
Si no pensara en tí, dulce ángel mió, 
Si no fueran mi amor y mis recuerdos! 

Si tu alma se acercara al alma mia. 
Si tocaras mi pecho .... 
¡Oh! déjame al calor de mis memorias; 
No lo toques aun, le tendrás miedo. 



I 



101 



poesías líricas. 



Olvidó las lecciones que. aprendía 
A la luz de tus ojos, otro tiempo; 
Ya no sabe latir, no sabe nada; 
No lo conocerás: casi es de hielo. 

Hielo en el corazón, y si no fuera 
Por el Dios en quien creo, 
Temblaría al pensar que tanto frió 
Helara en mí la fé de mis abuelos. 



¡Hasta la vuelta! me dijiste un dia. 
¿Conoces de una vuelta los misterios? 
¿Sabes lo que es una alma sin otra alma? 
¿Sabes lo que es la luz sin su reflejo? 



Pero tú acorres mis insomnios tristes: 
Siento tu pensamiento 
Batiendo su ala perfumada y tibia 
Del desamor sobre el abismo negro. 

Siento que las cenizas de mi alma 
Palpitan á su aliento; 
Y aun espero en un cielo de ternura, 
Aun en la fé de las memorias creo. 



I02 



PIENSA EN MI. 



Piensa en mí, por piedad, amiga mia, 
Que, en mi triste destierro, 
Solo laten los hielos de mi alma 
Al calor de mi amor y tus recuerdos. 



ios 



*H 



NO LLORES MAS. 



Yo no pensaba que tú sufrías, 
Que en tu adorado pecho inocente 
Van á esconderse las penas mias: 

Si es que sufrías, 

No sufras mas. 



Yo que, en mis penas, sollozo tanto, 
Lágrimas tuyas ambicionaba: 
Ya sé que lloras, cese tu llanto; 
No quiero tanto .... 
No llores mas. 

fe — -át 

105 



poesías líricas. 



Yo que te digo: por mí no llores; 
Yo que no puedo verte sufriendo; 
Quiero que siempre, siempre me adores: 

Pero no llores .... 

No llores mas. 



106 



IMITT JBR 



A FRANCISCO A. FRÍAS 



¡Mujer, mujer! No entiendo esa palabra, 
Nube de misteriosas ilusiones, 
Canción lejana que adormece al alma 

Entre perdidos sones 
De batir alas, de vibrar suspiros, 
Que van y vienen en risueños giros. 

Publicada con el seudónimo Julio M. Montero. 



107 



» — m 

POESÍAS LÍRICAS. 



¿Habéis visto en la noche, en esas horas 
De vida, entre los sueños indecisa, 
Vagar entre la sombra, transparente, 
Un ser que se bañaba en su sonrisa, 

Y, el dedo sobre el labio, 
Sus alas blandamente remecía 

Y el silencio del sueno os imponia? 
Yo lo vi muchas veces, y buscaba 
En el mundo de afectos y de ideas 
En vano, lo que el ángel me indicaba; 
Gloria, placer, quimeras, entusiasmo, 

Cruzaban por mi frente, 
En un tropel que al corazón ofusca, 

Y el ángel me decia: "Busca, busca. ; ' 

Entre nieblas de sueño, mal velada, 
Llegaba una mujer, tan inocente 
Como el dulce color de una mirada 
"Reflejado en el agua de una fuente; 

Entonces se extinguía 
Del corazón el último latido, 
Que en el alma vibraba confundido: 
Mi alma y la de ella a otras regiones iban, 
Do solo amor colora el pensamiento; 

Me embriagaba su aliento, 
El ángel se volaba y yo ... . dormía. 



j^. — ^x 

' 1 08 



«i. 



MUJER. 



Es la única lección que yo en el inundo, 
Para saber lo que mujer indica, 
He aprendido en la vida; 
Hija del sueño y, como tal, querida, 
Hija de la ilusión y del encanto, 

Por eso la conservo, 
Y ahora en mis versos de placer la canto. 

¡Una mujer! aroma de la vida, 
Ser ideal que cual mis sueños amo; 

¡Mujer! dulce reclamo 
Que el corazón que alienta el sentimiento 

Contesta estremecido; 
Un corazón fatal que no lia aprendido 
A palpitar al par de otro adorado, 
Es un pedazo de materia helado, 
Pasto del desamor y del olvido. 
Fuente que se despeña en el vacío 
Sin que una flor se asome á su corriente, 

Ni una lágrima ardiente, 
Al rodar en su lecho solitario, 
' Beba en su paso estéril y precario; 
Nido de sierpes sin calor ni arrullos, 
Arenal sin una ave ni una palma, 

Soledad venenosa 
Que agosta el sentimiento y quema el alma. 

m? -¿m 

109 



poesías líricas. 



Ü*- 



Yo busco en el amor lo que las aves 
Buscan en los rumores; 
Lo que busca la niebla en la montaña, 
Lo que buscan las auras en las flores 
Al despertar en ellas los aromas; 
El dulce sol de mi adorada patria 
Al bajar soñoliento entre las lomas; 

Y, en luminosas huellas, 
Al enviarse sonrisas las estrellas. 

Lo que buscan las olas de la fuente 
Al seguirse, besarse y confundirse; 
Y las almas errantes de los muertos, 

Al hablarse misterios, 
En esa luz tan pálida y escasa, 

Que en las noches ardientes 
De tumba á tumba suspirando pasa. 

Yo amo como se ama en un insomnio 
El rayo de la aurora; 
Como se ama en la vida, un imposible, 

Que con tinte sensible 
Una ilusión fantástica colora; 
Yo adoro en la mujer el alma mia, 
Que llena su ambición de sentimiento; 

Me arrebata su imperio 



I 10 



«tt» 

3 

MUJER. 



Como atrae y deslumhra al pensamiento 
El vértigo sublime de un misterio. 

Yo he escuchado en silencio 
El roce espiritual de dos suspiros; 
Lo que dice y enseña á la conciencia 
El aliento tranquilo de la ausencia. 

Yo he sufrido al amar los imposibles. 
¡Y dura tanto, tanto 
Lo que escribe en el alma, 
Con letras de dolor, el desencanto! 

Los amo aun; yo nunca los olvido, 

Porque en la noche triste, 
Ornado con sus pálidos beleños, 

Me los dice al oido 
El ángel misterioso de mis sueños. 

En mis ansias de gloria, 
Entre el fragor de ideas que combaten, 
Una voz de mujer la gloria canta 
Como en medio á la lucha 
El himno de la guerra se levanta. 

Hoguera en donde enciendo mi entusiasmo, 
Cielo donde se pintan mis visiones 



1 1 



POESÍAS LÍRICAS. 



Eegion en donde cantan mis pasiones 

El himno de la gloria 

Mujer, mujer, no entiendo esa palabra, 
Pero el tiempo ha grabado en mi memoria 
Que creer, soñar j amar es nuestra historia. 



aX? ais 



2£ZZ12z:it 



j^.H.LJL ^TJ^lsr 



A FRANCISCO CONCHA CASTILLO 



Como negras golondrinas, 
Que huyen al venir el hielo 
Y, en bandadas peregrinas, 
Buscan con inquieto vuelo 
Otros climas y otro cielo; 
Así vuelan en mis versos 
Mis recuerdos y mis penas . , 
¡Allá van! 



$8* ^ -Higa 

i T 3 



poesías úricas. 



p]n algunas almas buenas 
Buscando calor irán. 
¡Allá van! 

¡Ah! si algún dia llegaran 

Y en sus labios se posaran 

Y en su seno se durmieran! 
¡Ojalá nunca volaran 

Y allí dormidos murieran! 
Que de allí recordarían 

Los hielos donde han nacido; 

Y pues van, 
Con el calor de su nido, 
A sus nieblas volverán. 

¡Allá van! 



114 



I 



x^xiii 



POBRE FLOR! 



Yo vi una florecita 
Llorar acongojada: 
Dolíme de su cuita; 
Su lágrima abrasada 
Mi pecho contristó. 

La dije: — ¿Por qué el llanto 
Empana tu corola? 
¿Tan bella y sufres tanto? 
¿Qué tienes, di, tan sola? 
— Amor. ... me contesto. 

115 



poesías líricas. 



— ¡Amor! ¿acaso esquivo. 
El céfiro travieso, 
Hoy te ha negado altivo 
Su matutino beso? 
¿Te hirió con su desden? 



— El céfiro me adora. 
Coróname el rocío, 
Soy del pensil señora .... 

Y lloro .... porque rio, 
Pues mas allá no hay bien. 

Amor es mi tormento 
Porque amo mis amores, 

Y vida, amor, contento, 
Son sueños seductores 
Que halagan y se van. 

¿Qué flor, di, se solaza, 
Si este presagio impío 
Su pecho despedaza? 
Yo lloro porque rio. 
¡Dejadme aquí llorar! 



116 






9$. _.,&* 

i POBRE FLOR! l 



Call(5 la ñorecita, 
Su tallo ya i acunaba. 
¡Tan linda y ya marchita! 
Murió cuando lloraba 
Su nada al presagiar. 



¡Placer! Mentira. . . . duelo 
Dichoso quien alcanza 
A vislumbrar el cielo 
Y goza en la esperanza 
De eterno "mas allá." 



117 



m 



■<m 



ZZLZZLZSlT^r 



J± TT2sT J^MIXG-O 



m LA MUERTE DE SU MADEE. 



En la penosa carrera 
Que llaman algunos vida, 
La esperanza, combatida 
Por el mundano vaivén, 
Vacila; el alma al cruzarla 
Doquier encuentra dolores; 
Que hay mas espinas que flores, 
Tu lo sabes, yo también. 



1 jsfg 

119 



8S«- 



POESIAS LÍRICAS. 



Cuando, al rozar las espinas 
De dolor y desencanto. 
El corazón duele tanto, 
Que brota sangre al latir; 

Y mueren las ilusiones 
Por no encontrar un abrigo, 
¡Qué dulce es un pecho amigo 
Que entienda nuestro sufrir! 

Que sepa oir el violento 
Bramar de las tempestades, 
Allá en las concavidades • 
Oscuras del corazón; 

Y amaine los sueltos pliegues 
De una esperanza hecha trizas, 

Y dé vida á las cenizas 
De la perdida ilusión. 



A 





Nadie hallarás, pobre amigo, 






Que cual yo á tus penas cuadre: 


i 




Yo, como tú, tuve madre, 






Tuve dichas como tú. 


í 




Duerme mi madre en la fosa, 






A su lado mi esperanza .... 






Mas, sonrie á mi confianza 






Sobre la tumba una cruz. 








«SU 



120 






A UN AMIGO. 



Quizá lloras, que con lágrimas 
Mi lacerada memoria 
Está trazando tu historia 
Con aparente crueldad; 
No importa: llora las penas 
Que te han lastimado tanto: 
Sangre del alma es tu llanto 
Que no debo restañar. 

Y bendice á Dios, que al hombre 
Le did del llanto la herencia: 
Tú tienes una creencia 
Que bendice tu aflicción. 
Llora en brazos de un hermano 
Que mucho llanto ha vertido: 
No hay hermano mas querido 
Que el hermano del dolor. 



&§♦- 



121 



1 



^c^si^l^r 



PENSANDO EN LA PATRIA. 



A HÉCTOR PAREJA 



¡Silencio!... la campana, con lánguido tañido. 

Insólito latido robo á mi corazón; 

Su voz lejana ondula, se pierde allá en el viento 

Y va con triste acento llamando á la oración. 

. 

¡Silencio que ya es tarde ; ya hay sombras, ya no hay dia! 
La tarde está muy fría, la noche viene ya; 
Doliente muge el viento, las ramas se estremecen, 
Los montes se adormecen.... ¡qué triste el mundo está! 



123 



poesías líricas. 



-m 



Negras están las sombras, como mis negras penas; 
Como ellas de hiél llenas avanzan sin sentir; 
No sé si su presencia es dulce d es amarga, 
Si lo que al alma embarga es goce d es sufrir. 

Semeja á la lejana, perdida melodía 
Que, apenas se extasía, ya pierde el corazón; 
El alma languidece, mas busca aquel concento 
Que infunde desaliento, placer y desazón. 

Yo ento'nce estoy muy triste y anhelo esa tristeza, 
Inclino la cabeza, me reconcentro en mí; 
Muy lejos vaga mi alma, se aduerme, se extasía, 
Pues, ¡dulce patria mia! Yo pienso.... ¡pienso en tí! 

La lágrima furtiva que entdnce se desliza, 
Un poema simboliza de inextinguible amor; 
Un mundo de recuerdos, de dulces emociones, 

Un cielo de ilusiones, de celestial color. 

- 
■ 

! 

¡Ah patria, patria amada, sin par Montevideo, 
Flotante yo te veo sobre el rizado mar, 
Cual vírjen vaporosa que de las crespas olas 
Sentada escucha, á solas, el lánguido arrullar! 

&> — *g$ 

124 



PENSANDO EN LA PATRIA. 



¡Cuan bella estás tendida del Plata entre las brumas, 
Congelación de espumas envuelta en leve tul, 
En lánguido abandono, mirando dibujadas 
Visiones encantadas en tu horizonte azul! 



Visiones vaporosas de paz y de bonanza, 
Radiantes de esperanza, de fé en el porvenir, 
Que esconden en el cielo sus formas indecisas, 

Y anhelan tus sonrisas para llegarse á tí. 

Entonce estás muy bella, vírjen amor del Plata; 
Mi pecho se dilata, se ensancha el corazón, 
Que olvida la distancia, descieña los pesares. 

Y entre los patrios lares realiza su ilusión. 

¡Ah patria! en tí se encierran mis glorias ideales, 
Ensueños celestiales que halagan mi existir; 
Un tiempo acariciaste mis sueños infantiles 

Y hoy dichas juveniles me incitas á finjir. . 

Si á ingratitud y olvido tan solo mi alma aspira, 
Yo busco esa mentira, yo anhelo ingratitud; 
Si miente la inocencia, si hasta el cariño miente, 
No existe un inocente.... ¡mentira es la virtud! 



¡^Af— . ____ _ ___ 

125 



poesías líricas. 



Mas, no, patria querida, que tu recinto encierra 
¡Tanto áirgel de la tierra que piensa quizá en mí! 
Por eso tu recuerdo es mi adorado encanto, 
¡Por eso gozo tanto, pensando, patria en tí! 



¡Adiós, Montevideo, fugaces ilusiones! 
Ya negros nubarrones nos vienen á alejar; 
Los Andes se interponen y claman á mi oido: 
¡Ah! no eches en olvido.... ¡que atravesaste un mar! 



¡Un mar! en él gimieron mis sueños de bonanza; 
Fluctuaba mi esperanza cuando te dije: ¡adiós! 
Adiós patria adorada, dormido entre estos valles, 
Siempre que solo me halles, verás que pienso en vos. 



¡Silencio!... la campana, con lánguido tañido, 
Insólito latido robó á mi corazón; 
Valles, montañas, sombras, frió, siniestra calma, 
Tristeza aquí en el alma.... ¡Todo triste, por Dios! 

Santiago, 1874. 



gp _ _ _ r _~^É 

126 



^ZZL^Z^TT 



¿TE ACUERDAS? 



¿Te acuerdas? Te encontré por el camino: 
Niño lloré ele amor, ¡ya te quería! 
Y ahora sin tí, con solo mi destino, 
¡Quién me diera llorar como ese dia! 

Yo te adoré; mis sueños comprendiste; 
Tú .... eras mujer .... 

No exijo tu cariño. 
Mas, ¡ten piedad de la inocencia triste, 
No despedaces mi ilusión de niño! 



*f 



127 



x^x^rn 



¡PATRIA MÍA! 



i. 



¿De dónde vienes, pabellón sagrado, 
Bicolor de mi patria? 
¿A dónde vas? ¿Qué buscas? ¿Quién te envia? 
¿Acaso el alma de la patria mia 
En tus pliegues radiantes escondida 
Viene á templar mi pecho acongojado, 
Yiene á inflamar mi inspiración dormida? 
¿No peleabas ayer? ¿Hoy no peleas? 

Escrita para un folleto publicado con motivo de la Exposición de Santiago ¡ 
en 1875, é intitulado El Ueuguay en la Exposición de Chile. 

I 

L -* 



">¿3X 



129 



poesías líricas. 



¿No acabo ele escuchar el vocerío, 

El fatal alboroto 
Que entre el polvo y el humo se levanta, 

Do tu jirón flotaba 
Ensangrentado, desteñido y roto? 
Genio inmortal que riges las batallas: 
¡Tú también como bueno, 
Tú radiante de paz, puro y sereno, 
Al fin luchando para el bien te hallas! 

¡Gran Dios ; cua'nta alegría! 
Casi no te conozco, patria mia. 

Ese jirón de tu bandera roto 
Que se ostenta del bien en el torneo, 

Mi corazón ensancha; 
Hoy en la fé del patriotismo creo; 
Yo cantaré la aurora en que te veo, 
Yo lloraré la sangre que te mancha. 

Patria, feliz me siento; 
Tu nombre en mi alma es abrasado rayo» 
Qae funde un corazón, forjando un mundo 
De entusiasmo, de fuego y de cariño: 
Para cantarte á tí. . . . ¡soy uruguayo! 
Para llorar por tí. . . . ¡me siento un niño! 
Y si el lloro pueril ante el recuerdo 



8 



130 



¡PATRIA MÍA! 



De una patria adorada 
Viene á mezclarse á la chilena gloria, 

También verá su historia 
Con la de un pueblo varonil trazada; 
Si legaron á Chile sus mayores 
Con el ser de la edad la fría calma, 
Mi patria nació joven; su ardimiento, 
Crimen fué de su edad, no de su alma, 



II. 



Sonó la redención de un continente: 
Un rumor de cadenas que se roen 

Se oyó confusamente 

Cual germen de tormenta 
Que nace, crece y que fatal revienta. 

El siniestro presagio 
Fermentó, reventó. Tembló la esfera 
Al ver que aquel volcan hecho pedazos 
Mostró en su cráter y en su lava hirviente 
Que alentaba en su seno, en vez de esclavos, 
Cada pedazo una nación de bravos; 

Y de aquella vorágine potente 

I" N 

m — ^ *# 

131 



fs* 



poesías líricas. 



Ser colosal, qae concibió un delirio, 
Fundida en los crisoles del martirio, 
De América surgid la libre frente. 

Mi patria allí nació: también tú, Chile, 
Peleaste como bueno; 
Mas en el campo de la lucha noble 
Dejaste todo el odio de tu seno. 
Tu herencia recogiste, y sobre el Ande 
Plantaste tu vivac; cesó la lucha, 
/ Tu gloria no fué efímera; no lampos 
De dicha te alumbraron, 
Tu potro refrenaste 

Y sin riendas cruzó libre tus campos. 

Y tu casco, tu adarga, tu celada, 
Tu lanza enmohecida, 

Colgados en tus árboles frondosos, 
Al arado y al riel dejaron paso; 

Y el férreo anulador de la distancia 
Unió tu idea del oriente á ocaso. 
La estrella de la paz sobre la frente 

Y el vapor revolcándose, mugiendo, 
Bajo tu pié, domesticado y mudo, 

Tranquila la conciencia 

Escribiste en tu escudo: 

Dios y la Libertad; Paz y creencia. 

£*- *A 

132 



PATRIA MÍA! 



Con fé en el porvenir, lleno de vida, 
Miraste con la frente iluminada 
La frenética y loca polvareda 

Que, en lucha fratricida. 
Levantaba de pueblos desgraciados, 

Entre horror y baldones, 
El nefando tropel de los bridones. 

Esa, Chile, es tu historia; 
Quien tiene corazón, la llama gloria. 

Pabellón bicolor: habla á la patria; 
Haz que cesen los odios que la oprimen; 
Has visto libertad, viste su fruto; 
¡Ah! ¡no es valor el que alimenta el crimen! 
La paz le exige su filial tributo. 

Dile que al fin comprenda 
Que hay un pueblo viril sin sangre y luto. 

Comprenderlo sabrá la patria mia. 
¿Qué en su frente no arde 
Una chispa de fé? Quien no la alienta 
Es un pueblo cegado, es un cobarde. 
Y cobarde .... ¡jamas! Guarde el olvido 
Ün pasado que fué y en él se pierde; 
Pasado criminal que infama y mancha 
Al rencor que cegado le recuerde. 



U3 






poesías líricas. 



1 



Los culpados ¿do están? Ya no nos toca 
A nosotros hablar; ¡miente el que falle! 
Un crimen á otro crimen amontona: 

La Patria los perdona. 
Olvide el corazón, el labio calle; 

Y un pasado de sangre vergonzoso, 
Que cruzó envenenando nuestro suelo, 

No empañe un porvenir que luce hermoso; 

Y si hubo criminales. . . . ¡juzgue el cielo! 

Y si un pueblo de glorias se alimenta, • 
Conquiste gloria, no rencor y muerte: 

Los triunfos y victorias 
Que de época infeliz la Patria cuenta, 
Fueron glorias de horror .... ¡no fueron glorias! 

¿Qué buscas descompuesta y jadeante 
En ese campo de funesta lucha? 
Mira que acecha tu desgracia el crimen, 
Tente un momento. ... ¡la ambición te escucha! 



¡Esclavitud! .... delira quien te nombra. 
¡Cuan dulces ante tí son guerra y muerte! 
Ante tí se levanta en tropa inerte 
De nuestros padres la tremenda sombra. 



i 



134 



PATRIA MÍA! 9 



¡Ah, nuestros padres! Al legarnos patria, 
Nos legaron su indómita altiveza, 

Y un lecho de laureles 

Donde, en sueño de paz y noble orgullo, 
Reclinemos radiante la cabeza. 

¡Durmamos ese sueno de los pueblos, 
Para soñar de Dios y del trabajo, 

En las santas victorias! 
Duerman en nuestros pechos los recuerdos 

De las sangrientas glorias, 
Como duermen los rayos en las nubes, 

Cuando flotan serenas; 
Cual duerme la tormenta entre las ondas, 
Cuando murmuran palpitando apenas; 

Como duerme en la vida 

El germen de la muerte. 
¡Ay del que turbe el sueño de los pueblos, 
Y esos recuerdos de valor despierte! 

El salmo legendario de la gloria 
Nuestra cuna arrulló con rudas notas, 

Y con cadenas rotas, 
Trazó la libertad sobre los campos 

La heroica introducción de nuestra historia. 
El mundo, patria mia, 






*35 



poesías líricas. 



El sello de esa gloria ve en tu frente. 
Puedes dormir el sueño de los pueblos . . . 
Puedes soñar un porvenir radiante, 
Que el bautismo de sangre de la gloria 
Te lo dieron tus padres, y es bastante. 

Si arranqué de mi lira tu desgracia. 
El mundo comprendió que tu cabeza 

Se inclinó ensangrentada 
Bajo tu misma varonil audacia, 
Bajo el peso fatal de tu grandeza. 

¡Libre te ostento ante la faz del mundo! 
Tu nombre con orgullo. 
Hago que grande entre mis labios vibre; 
¡Lloré las faltas de una patria joven! 
¡Canté las glorias de una patria libre! 



«as* 



136 



^z^L^L-^rxxx 



LA SOMBRA NEGRA. 






I. 



En las noches de mi alma, 
Tristes como las noches de la tierra, 
En el eterno insomnio de su vida, 
Se agita la conciencia. 



Allá en las altas horas, 
Hundida en las almohadas la cabeza, 
Con un libro en la mano, que no leo, 
Me agito en vela. 



137 



POESÍAS LÍRICAS. 



La luz en las paredes 
Se difunde amarilla y soñolienta, 
Y envuelve en sus aureolas los objetos 
Que entre ellas tiemblan. 



La forma de mi cuerpo, 
En la pared cercana se proyecta, 
Y la veo tendida al lado mió 
Rígida y negra. 



Siempre unidos se agitan 
Mi triste insomnio y el insomnio de ella, 
Y una voz sin sonidos dice i mi alma: 
¡Es tu conciencia! 



En vano me revuelvo 
En mi desliedla cama por no verla 
Clavada en la pared, siempre me hallo 
Solo con ella. 



Ü<*-~ 



138 



, 3$s 

LA SOMBRA NEGRA. 



II. 



Los recuerdos de niño, 
De mis años perdidos de inocencia, 
Como un duro reproche, 
En la negra silueta se condensan. 



Y por eso en mis noches, 
Tristes como las noches de la tierra. 
Tiemblo, al mirar de mi tendido cuerpo, 
La sombra negra. 



III. 



¡Ah! ¡Dejadme recuerdos! 
Volvedme una hora sola de inocencia 
Y de mi vida y juventud los años, 
Tomadlos todos, si es que alguno resta. 



¡Sfté — — - ■ . *gj 

139 



$¡5* -»g$f 



2^:22:2^1^: 



PONTÍFICE y rey. 



"¡Sus, á caballo! Donde no halléis mundo 

Tened solo las riendas! 
¡Alzad, valientes hijos del desierto; 
A plantar vencedoras nuestras tiendas 
En las tristes orillas del Mar Muerto! 

¡Adelante, adelante, 
El azote de Dios va con nosotros, 
No ha de brota?' la yerba 

Leída en la Asamblea Católica, celebrada en Valparaíso en conmemora- 
ción del 5(K> aniversario de la exaltación al episcopado de Pió IX. 

I 

J!aS 

feí» ^ ¡ ^ — ^ ** 



ge»— 

1 


POESÍAS LÍRICAS. 






Donde Jijen el casco nuestros potros! 






¡Sus, hacia Roma! Al son de nuestros pasos 






Un trono consagrado se derrumba, 






Un Pontífice tiembla, y entre ruinas, 






Ye abierta ya su tumba. 






Quiero cantar en sn vencida frente 






El himno de mi gloria y mi venganza, 






Y en su sangre caliente 






Calmar su sed la punta de mi lanza." 






Dijo A ti la y partió como el cometa 






Que arrastra de sí en pos, hordas de fuego 






Con que describe su órbita secreta; 






Y el rastro de sus huellas, 






Deja á la tierra presagiando muerte; 






Y temblando de miedo á las estrellas. 






Rodaron como arena en el desierto, 






Las hordas, por los campos incendiados. . . . 






Yoló A tila adelante, 






Y cual cráter fatal que se desploma, 






Su potro desbocado y jadeante 


1 




Salto los muros ele la eterna Roma. 






Lo esperaba el Pontífice sereno. . . . 




i 


Las hordas al galope atropellaron, 




V, 

m 


Y del mundo á la faz, de espanto lleno, 


i 

i 
k 



142 



f*- ^ : «f 

PONTÍFICE Y REY. 



Pontífice y salvaje se encontraron. 

¡Y el bárbaro tembló! .... Sus ojos fieros 

Ante los ojos tristes del anciano, 

En el ceño rugado se ocultaron, 

Y en las órbitas negras 
Sus pupilas fosfóricas chispearon, 
Como en el fondo de un abismo eterno 
Brilla feroz la risa del infierno! .... 

Tembló. ... Su fuerte lanza 
Abrasando su mano, 
Sin herir se arrastró por vez primera; 

Y su guerrero acento, 
Débil se alzó, turbado y soñoliento. 

Las hordas se perdieron entre el polvo, 

Como mies sacudida por el viento, 

Y el hijo del desierto y ele la guerra 

Fué despechado y solo, 

En los hielos del polo, 

A esquivar el sarcasmo de la tierra. 



i 

to»__ — — — , . ^ 

143 



poesías líricas. 



II. 



Y pasaron los tiempos De las nieblas 

De años envueltos entre oprobio y gloria, 

Alzaron la cabeza 
Genios que amamantaba la victoria. 

Pronunciaron sus nombres: 
La tierra enmudeció, besó sus manos, 
Con el peso fatal de los laureles 
Sintió oprimir sus lastimados hombros, 
Y en silencio miró que los tiranos 
De tronos humeantes con escombros, 
Amontonaron su dosel funesto; 
Y, agria la frente, desdeñoso el gesto, 
Los rej^es á sus pies encadenaron, 

E insultando á la tierra, 
En su cerviz altivos se sentaron. 
¡Y la tierra calló! Ellos en tanto 
Miraron el abismo de los pueblos, 

Y el vahído del vértigo 
Cegó sus ojos con espesa sombra, 

Al ver desde su solio, 
Limitando su altiva omnipotencia, 
Sobre el mundo inmortal de la conciencia, 

j^ _— , , ^ M 

144 



;-# 



pontífice y rey. 



Aun alzarse radioso el capitolio. 
Una idea mortal cruzo su frente .... 

A su empuje las puertas 

Crujieron entreabiertas 
Del alcázar del Dios armipotente. 

Penetraron triunfantes, 
Mas, al tender sacrilega la mano, 

Las armas se cayeron 
Y las alas del genio se quebraron 
¡Genio, gloria y poder se derrumbaron! 

¡Oid! .... Eco lloroso, 

Aun en los mares suena 
El canto funeral, lento, nervioso 
Del sauce de una tumba en Santa Elena. 
Sombra de Napoleón: alza la frente; 

No por triste y vencida 
Mi voz le inferirá cobarde agravio; 

Que, al llenar reverente 
El alto sacerdocio del poeta, 
Sin odios y serena la difundo; 

Que no tiembla mi labio 
Ni evocándote á tí ni hablando al mundo. 

Habla, di si es verdad que el anatema, 
Estigma eterno que marcd tu frente, 

##- — -*££ 



9 



poesías líricas. 



Heló en tus sienes la fatal diadema, 
Como el ósculo frió de un cadáver 
Alzado entre las nieblas del oriente. 
Si al extender tu mano hacia el santuario, 
No miraste en las nubes que lo envuelven, 
Iluminarse con rojiza tea, 

Seguirte en la pelea, 
Hacer desfallecer tu alma gigante 
De Waterloo la sombra amenazante; 
Y en las nieblas del Vístula sombrío 
Arrastrar los jirones de tu gloria 
El genio del sarcasmo en el vacío. 






III. 



¿Y habrá quien llegue á golpear de nuevo 
Hiriendo con el pomo de la espada 
Esa puerta de Roma, custodiada 

Por severos vestiglos 

Que levantan sus frentes 
Del polvo misterioso de los siglos? 
Me responde el canon .... Gritos de guerra 
En el aire se chocan confundidos; 



140 



pontífice y rey. 


! 


El cielo con la tierra 




Aparecen imidos 




Por nube enrojecida, cuyo seno 




Una tormenta abrasa 




Y el rayo reventando despedaza. 


! 


Entre el polvo y el humo 




i 

Roma levanta la sagrada frente 


; 


Y el Pontífice anciano abandonado, 




Ceñida con espinas la cabeza 




Al lado de los hijos que le quedan, 




Alza al cielo los brazos 




Y escucha la llanura estremecida 




Por roncos alaridos 




Que gritan ¡libertad! ¡Italia unida! 




¡Libertad, Libertad! ¡Santa palabra 




Que adora el alma mi a! 




¿Siempre has de ser la máscara cobarde 


i 
I 


Donde esconde la faz la alevosía? 


! 
¡ 


¿Hasta cuándo tu nombre 




Gemirá profanado, 




Siempre en sangre empapado, 




Siempre nuncio de ira, 




Siempre hermanado en el oscuro labio 




Con el crimen, la audacia y la mentira? 

ñ 


I 
.8 



47 



POESÍAS LÍRICAS. 



I 



¡No puede ser! El dogma de los libres 
No apadrina la audaz hipocresía, 

Y jamas el puñal del asesino 

En sus pajinas santas. 
Con la sangre de pueblos ni de reyes, 
Escribió ni una sola de sus leyes. 
¡Ah! ¡no mintáis, no blasfeméis, cobardes! 
La libertad se mancha en vuestros labios, 
Que asaltar á un anciano abandonado, 
Crimen es de vosotros solamente, 
No de la libertad, que en las batallas, 
Noble en sus iras, levantó la frente. 

¡Áh! ¡no mintáis! Ayer sobre ese muro, 
Que asaltáis con intrépida arrogancia, 

Mirasteis en silencio 
Libre notar el tricolor de Francia. 

Y ante el mundo hoy alzáis vuestro trofeo 

Al oir á lo lejos 
De Sedan el sangriento clamoreo.^ 

Valientes de la causa de los buenos: 

¡Roma, Roma por tocio! 
Del mundo defendéis la santa herencia, 

Y el mundo ya os levanta 
Un magnífico altar en su conciencia, 



148 



& i;- ■ • -^^? 

t PONTÍFICE Y REY. 



¡Sois los menos! No importa; allí se muere 
A morir como buenos. .,. . ¡Dios lo quiere! 

¡Si no tenéis victoria, 
Ceñirán vuestras frentes de soldados 
Pólvora y humo y redención y gloria! 



IV. 



El polvo del combate se disipa, 
Apaga el bronce su clamor de muerte, 
Y entre la grita inmensa de la turba, 

Mudo contempla el cielo 
Rodar el trono santo por el suelo; 

Y el mundo no vacila 
Al mirar sobre el muro profanado 
Flotar audaz el pabellón de Atila! 

¡Y tú callas, Señor! Presta á mi acento, 
Para volver al mondo su esperanza, 
Un eco del aliento 
Con que en Siná vibraron 
La voz de tu poder y tu venganza! 



149 



— — — — : *m 

9 

poesías líricas. 



De pié sobre las ruinas de los siglos, 
Con la fe del Señor en la conciencia, 

Hablo al mundo tranquilo, 
Que al llenarme la luz de mi creencia, 
Jamás tiembla mi voz. jamás vacilo. 

Hombres de hoy, ¡mirad á vuestro mundo! 
El Pontífice santo 
Dobla oprimida la cabeza cana, 

Y el hierro del tirano 
Ahoga su voz, al implorar al cielo, 

Y al bendecir al mundo, ata su mano; 
Mirad de los puñales y la injuria 
Los sacerdotes del Señor huyendo; 

Y al son de libertad de los malvados 
El templo y los altares profanados. 

¡Ay de Jerusalen! clamó el profeta; 
¡Ay de Jerusalen! cumplióse el fallo; 

Y hoy tranquilo el poeta, 
Del negro porvenir abre la puerta, 
Sacude al mundo con nerviosa mano 

Y le grita su voz: ¡inundo, despierta! 



^«e- — mm 

ico 



$**■- 



pontífice y rey. 



Al través de las sombras nebulosas, 
Unido al porvenir palpitar veo, 
Escrito con estrellas misteriosas 
Lo que ante el mundo arrebatado leo: 
Sobre ese templo que el orgullo impío 
Insultando á la tierra, ha levantado, 

Crecerá espesa yedra 
Que hará brotar la maldición del mundo; 
Del muro que á su crimen ha amparado 
No ha de quedar ni piedra sobre piedra. 

¡ Ah! Los tiempos vendrán, porque está escrito, 
Pontífice inmortal, ilustre Pió, 
En que la tierra besará tus huellas, 

Y tu nombre gigante 
Brillará, avergonzando á las estrellas. 

¡Yo amo tanto tu nombre! 
¡Tu noble ancianidad venero tanto! 
No me es dado por tí, verter mi sangre; 
Mas vierto al menos mi oprimido llanto. 
¡Ah! si pidiera sangre tu corona, 



i s i 



poesías líricas. 



Por ceñirla á tu sien encanecida 
Vertiera el pecho mió 

Toda la que sedienta de martirio 

Aliento en los raudales de mi vida. 

¡Qué feliz si en el campo de la gloria 
Fuera el ¡ay! de mi muerte 

La gran diana triunfal de tu victoria! 



^ 

152 



m- — -m 



ERA TARDE . . . . 



Era tarde. De un salmo lejano, 
Aspiraba el compás religioso; 
E impregnado de su alma inocente, 
Lo espiraban mas puro sus ojos. 



Las estrellas reian en ellos 
Cual de un lago tranquilo en el fondo; 
Y pasaban las nubes tan leves 
Como dulce visión de un insomnio. 



53 



poesías líricas. 



¡Quién pudiera infiltrarse en silencio, 
En un salmo de amor cadencioso; 
Absorber el perfume de su alma 
Y morir palpitando en sus ojos! 



154 



2SZJL.I 



AL PIE DE LA CRUZ. 



AL SEÑOR Pbro. DON ALEJANDRO LARRA1N 



Mulier: ecce filius tuus! 

¡Mujer y nada mas! Virgen preclara. 
No solo son las turbas tu verdugo; 

El hijo que agoniza, 
El mismo que viviera de tu vida, 
El también tus tormentos acibara; 
El quiere que su triste despedida, 

El ¡ay! de su agonía, 
También tu puro corazón taladre, 



155 



-* 



poesías líricas. 






Negándote al morir, pobre María, 
Hasta el nombre dulcísimo de madre! 

Sufre mujer; la copa hasta las heces 
Del sufrimiento apura; 
Ya que el pecho no ablanda del verdugo, 
Eompa las piedras tu lamento triste 
Que á confundirse irá del pueblo impío 
Con las risas é infame vocerío. 

Esos ¿los ves? que tu dolor insultan, 
Esos tigres que á tu hijo despedazan, 
Son los hijos que lega á tu cariño 

Aquel divino niño 
Que madre, en tu regazo, te llamaba 

Y que ahora moribundo, 
Mujer, te dice, y te abandona al mundo. 

¿Los quieres? Esos son; ellos, tus hijos 
Sus ojos son de hienas; 
Eespira su mirar odio y venganza, 

Sus almas son ajenas 
De virtud y de amor y sentimiento 

Y esa sangre caliente 
Que salpica su rostro degradado 
Es la sangre del Cristo inmaculado. 

&& « 

156 



AL PIE DE LA CRUZ. 



¿Los oyes? te acarician; 
Sus blasfemias afectos son de su alma, 
Son cariños sus lúbricas miradas 

Y te prestan consuelo 
En su befa y escarnio y carcajadas. 

¿Su triunfo no te ofrecen? Pues triunfaron; 
Su botin es el cuerpo destrozado 

Del rey de los Judíos 
De tu hijo, del vencido Galileo, 

Y de tu alma divina 
• Los jirones sangrientos su trofeo. 

¡Pobre Virgen! Señor: piedad para ella, 

Miradla lacrimosa, 
Sola con su dolor y su querella, 

Tan inocente y pura 
Al pié de ese madero ensangrentado, 

El pecho desolado 
Eespirando dolor y desventura, 
Tiendo á la muerte que en sus fieras sañas 
Le arrebata la flor de sus entrañas. 

Señor: ¿en dónde estás? lloran las piedras, 
Se enluta el sol, las. tumbas se estremecen, 
Los astros palidecen. 

fe* «(fc 

157 



poesías líricas. 



El Ángel gime y triste y reverente 
So el ala esconde la angustiada frente, 
¡Y tú, Señor, velado en el misterio 
Y en profundo silencio sumergido! 
¿No conoces, Señor, al santo ungido? 

A tu esposa adorada 
¿Ni un consuelo le das, ni una mirada? 

Adopta á sus verdugos, 
Hijos de maldición y de pecado 

¡Y tú, Dios poderoso, 
Encerrado en silencio misterioso! 
Señor, Señor, tu nombre no denigres, 

Con el sí de María 
Será tu Cristo hermano de los tigres. 



El sí inunda los labios de la santa; 
La madre del Eterno 
Quiso ser, pues al Cristo así le plugo, 
Madre del hombre, su fatal verdugo; 
Y el hombre en cambio, del divino pecho 
La última gota de la sangre augusta 
Que una madre cual ella nos alcanza, 
Hizo saltar al bote de su lanza. 



158 



AL PIE DE LA CRUZ. 



¡El cordero espiró! Murió Mana 
Su pecho de dolor atravesado. 
Ora en su trono están ¡ay del culpado! 

Hombres: temblad; ya marca vuestra frente 
El estigma terrible del deicida. 
El silencio acabó del Dios potente 

Y la sangre del Cristo derramada 
Clama venganza y quedará vengada. 

Mas luce en el Calvario una esperanza; 
Que en su cima, del mundo abandonada, 
Con los brazos divinos siempre abiertos, 
Nos quedan una cruz ensangrentada, 

Y el seno de una madre cuyo nombre 
Dios renunció para legarla al hombre. 

Santiago, 22 de Marzo de 1875. 



59 



2£2LII 



YO LO SABER 



$S«- 



Siempre que de mí te acuerdes, 
Yo lo sabré por las huellas 
Que mi alma, al cruzar por ellas, 
Deja en tus pupilas verdes. 



Los afectos de tu alma 
Tanto allí se transparentan, 
Como del mar verde en calma 
Las piedrecitas se cuentan. 



61 



poesías líricas. 



Como se encuentra en un prado, 
De alguna extraviada cierva, 
El leve rastro en la yerba, 
Después que en él ha cruzado. 



Por eso no me recuerdes 
Con desamor, amor mió, 
Porque afeará tu desvío 
Tus lindas pupilas verdes. 



163 



* 



ISZXilII 



EL POEMA DE LAS HOJAS. 



A CARLOS WALKER MARTÍNEZ 



La Luiia* 



¡Qué hermosa noche! Del celeste lago 
La luna besa la oriental ribera; 
Eompiendo espumas de tranquilas nubes 
Y hendiendo lnz á navegar comienza. 



63 



poesías líricas. 



Parece que en su idioma de sonrisas 
Conversan animadas las estrellas, 

Y su historia de luz y sus amores 

A nuestra tierra palpitando cuentan. 

Parece que entre el cielo y nuestra vista 
NI un átomo sin luz se interpusiera, 

Y al beso de una noche de misterios 

El lago, el bosque y la ilusión despiertan. , 



II. 



El Lago. 

¡Luz! ¡cuánta luz! Del lago entre las ondas 
Haces de luz sus leves hilos quiebran; 
Las oleadas bebiéndolos sonríen, 

Y entre ellos retorcidas juguetean. 

También tienen amores. Por guardarlos 
Medio escondidas, en tropeles ruedan, 

Y en su líquido lecho nos ocultan 
De su vida las íntimas leyendas. 



164 



~v,s>«- 



EL POEMA DE LAS HOJAS. 






Mas descubren su amor y su destino, 

Y sus dolores sin saber nos cuentan, 
Al llegar murmurando hasta la playa, 

Y morir sollozando entre la arena. 



III. 



El Bosque. 

Cual jirón del cendal de alguna loca 
Que cruza silenciosa la arboleda, 
Se desgarra en los árboles del bosque 
De luz de luna la primera crencha. 

Se esparce, se adelanta, enciende el aire. 
Dibuja sombras en la verde yerba, 
Se apodera del bosque y sus misterios 
Y al aire desaloja á viva fuerza. 



¡Luz! ¡cuánta luz! El corazón del bosque 
Arde empapado y sumergido en ella; 
Palpita luz, que en aureolas blancas, 
Circula blandamente entre sus venas. 



-*áájfe 



ios 



poesías líricas. 



Y el tirano del bosque el cierzo frió, / 
Huye vencido y su venganza espera .... 
La aurora de la noche lo sucede, 
Su tibia luz en sus dominios reina, 

Como al romperse la onda en una roca, 
Satura el aire de revuelta niebla, 
Que con la luz, parece en miniatura 
Una fatal revolución de estrellas. 

Los rayos laminosos en las hojas, 
En las ramas y troncos juguetean : 

Y saltan de una rama á la otra rama, 

Y salpican de luz la húmeda yerba. 

En los ancianos troncos se resbalan, 

Y se incrustan riendo en su corteza; 

Y entre afables y serios, de los rayos, 
Los troncos los vejámenes toleran, 

Como el anciano que en sus graves canas, 
Con faz casi risueña y casi seria, 
Queriendo y no queriendo resistirse. 
Ye retozar á las pequeñas nietas. 






166 



EL POEMA DE LAS HOJAS. 



IV. 



T-ias "Hojas. 

Despiertan ya las hojas, de los rayos 
Al calor de las nítidas ternezas, 

Y al roce de sus besos luminosos 
Sonrien de placer y de amor tiemblan. 

Y comienza en el bosque solitario 
De las hojas el candido poema, 
Que flota entre sonrisas 3^ rumores 

Y aspira luz y se sumerge en ella. 

La tierna juventud, hija del bosque, 
A sus ensueños y á su amor se entrega. 
¡Pobres hojas; amad, es vuestra historia! 
De la vida gozad la primavera. 

¡Cdmo á los rayos sus amores dicen! 
¡Cdmo inocentes sus designios cuentan! 
¡Cdmo sueñan en brazos de la dicha, 
Transcurrir entre luz la vida entera! 



167 



poesías líricas. 



Mas, su ruta tranquila hacia el ocaso 
La madre luna silenciosa lleva, 

Y los rayos miedosos á su seno 
Uno á uno ligeros se repliegan. 

¡No os vayáis, por piedad! claman las hojas; 
¡No nos dejéis tan solas en la tierra! 
Es en vano; entre lágrimas amargas, 
El postrer beso de la luz resuena. 

Los viejos troncos á su sueño vuelven 
En sosegada paz y calma quieta; 
Las hojas tiemblan al mirar al frió, 
Que al verlas solas con furor se acerca. 

Llega por fin, á sus dominios torna, 

Y su derrota con las ramas venga; 
Las sacude y despoja de sus hojas, 
Que gimiendo espirantes se revuelcan. 

No hay piedad; nadie escucha sus lamentos, 
La luz ingrata en otros bosques juega, 

Y el cadáver envuelve de las hojas, 
La mortaja fatal de las tinieblas. 



168 



StaSc ■ >^g<? 

EL POEMA DE LAS HOJAS. 



¡Pobrecillas! Los troncos ya dormidos 
Nada en su abono por piedad alegan; 

Y las dejan morir una tras otra, 

Y sus ensueños y su amor con ellas. 

Llega la aurora, y el cadáver frió 
De las que fueron hojas, solo encuentra, 

Y bañadas en lágrimas amargas 

A las que vivas en el árbol quedan; 

Porque ven el destino de su vida 
Al ver rodar sus compañeras muertas, 
Que ni tumba tranquila hallarán nunca 
Donde dormir el sueño de la tierra. 



Lias Almas. 



¿Quién al ver en los surcos del camino 
Las pobres hojas que los vientos llevan, 
De una vida de amor y de ilusiones 
Verá la triste huella? 

ü* ■ ¿¡m 

169 



poesías líricas. 



¡Cuántos hay que, al mirar las amarillas 
Hojas que se revuelcan. 
Solo ven la venida del invierno, 
Del seco bosque en las dolientes quejas! 

¿Que habrá quien no perciba 
Ese poema de las hojas secas? 
¿Que habrá almas tan pobres que no tienen 
Invierno y primavera? 



Ha . , — — ^ mé 

170 



ZXIIL.I'V 



LAS NEGRAS SILUETAS. 



Sobre el fondo violado de un relámpago 
Rápida se proyecta 
La silueta sin formas de una nube 
Tempestuosa y negra. 

Una mancha semeja sobre el pálido 
Rostro de alguna muerta; 
O el punto negro de contornos ígneos, 
Que al ver el sol en nuestros ojos queda. 



poesías líricas. 



II. 



En el fondo de luz de mis recuerdos, 
Se dibujan mis penas, 
Como en la luz fosfórica del rayo 
Las nubes de tormenta. 

Yo el porvenir arranco del pasado; 
Me es familiar la tempestad siniestra: 
No temo mis recuerdos, ni en su fondo 
Las negras siluetas. 



teifi" 



„ , ^ 

172 






#«*- 



XJLAT 



EL ÁNGEL DE LOS CHARRÚAS.* 



Era el ángel transparente 
Que el indio libre adoro; 
Ra} r o de un astro doliente, 
El último ¡ay! inocente 
De una raza que murió'. 



I. 



Fria cruzaba la brisa 
Sobre un humeante chai; 
Oreando sangre, de prisa, 

* Tribu indígena que ocupaba uua gran parte del territorio del Uruguay. 



173 






poesías líricas. 



Fria cruzaba la brisa 
Como la hoja de un puñal. 

Llanto pidiendo á las hojas, 
Lamentos al Uruguay, 
Plañía tristes congojas, 
Llanto pidiendo á las hojas 
Del ombú y del ñandubay. 

Por la llanura esparcidos 
En sangrienta confusión, 
Están los bravos caídos, 
Por la llanura esparcidos 
Sin fuego en el corazón. 

Las indiecitas huyendo 
Solas y sin patria van; 
Dejan sus toldos gimiendo 
Las indiecitas huyendo 
Porque murió Sapican. 

¡Cayo una raza inocente! 
¡Sin dar un paso hacia atrás 
Dobló la bronceada frente! 
¡Cayó una raza inocente 
Para no alzarle jamás! 

! 

® é 

§g«é~— . — ^¡¡g 

174 



■*m 



EL ÁNGEL DE LOS CHARRÚAS. 



II. 

Oscura, como la sombra 
De una conciencia maldita, 
La noche los cuerpos muertos 
Con su crespón envolvía; 
Y, palpitando en su seno 
Como una alma que, perdida, 
Llora buscando su forma, 

Y al llorar canta y suspira, 
Algo como una canción 

De triste cadencia rítmica, 
Casi al silencio y al llanto 

Y á la muerte parecida, 
Se dilataba vibrando 
En aureolas de armonía. 



Las siluetas de las lomas, 
Con iluminadas líneas, 
Poco á poco comenzaron 
A dibujarse indecisas; 
Sobre ellas, formando copos 
De formas todas distintas, 
Se encendió un hermoso grupo 

175 



¥>- 



POESIAS LÍRICAS. 






De plateadas nubéculas; 
De entre ellas salieron rayos 
Perdidos entre ellas mismas; 
Los átomos encendidos 
Brillaron con luz tranquila, 

Y de entre todos, besando 
A nubes, rayos y líneas, 
Serena se alza la luna 
Con quieta melancolía, 
Acariciando á la tierra 
Con su luz diáfana y tibia. 

Entonces, como engendrada 
Por la luz que la envolvía, 
Sentada sobre una loma, 
Se vid la forma de una india. 
Intangible y transparente, 
Casi sin forma distinta, 
Era un ensueño de niño, 
Un jirón de luz con vida; 
Una alma, forma y sustancia 
De una niebla que palpita; 
Un espíritu sin nombre 
Formado por la unión íntima 
De las furias del salvaje 

Y de la calma divina. 

176 



EL ÁNGEL DE LOS CHARRÚAS. 



Era el ángel transparente 
Que el indio libre adoró; 
Bayo de un astro doliente, 
El último ¡ay! inocente 
De una raza que murio\ 

Con la frente sobre el pecho 

Y la mano en la mejilla 
Modulaba la canción 

Que entre las sombras latia; 
Transparentaba la luz 
Su tez pálida y cobriza; 
Del fondo de dos abismos 
Brotaba su ardiente vista; 
Tres plumas sobre su frente 
El viento al pasar agita, 

Y un tipoy blanco en jirones 
Yela mal sus formas tímidas: 
En su frente chispeaba 

La noble altivez vencida; 
De una esperanza en sus ojos 
Aun humeaban las cenizas 
Que un fulgor vago y siniestro 
Prestaban á sus pupilas. 



A 

áfes*- ■ — — — — n& 

177 



poesías líricas. 



Era el ángel transparente 
Que el indio libre adoró* ; 
Rayo de un astro doliente, 
El último ¡ay! inocente 
De una raza que murió. 

Era un misterio encarnado 
Entre las selvas indígenas, 
Por los amores del cielo 
Con una tierra bendita; 
Era un ser que condensaba 
Toda una raza extinguida: 
Las lágrimas de los niños, 
Los suspiros de las indias. 
Los ayes de los guerreros 
Que, combatiendo, caian; 
Los ahullidos de combate, 
Las ramas que el viento agita, 
El silbar de las saetas 

Y bolas arrojadizas; 

El golpe de las macanas, 
El bote de lanzas indias, 
El chasquido de los lazos 
Que arrebataban las filas, 
El caer de cuerpos muertos 

Y alzar de almas redimidas. 



fe» : 

178 



EL ÁNGEL DE LOS CHARRÚAS. 



» f 



8 



Era el ángel transparente 
Que el indio libre adoró; 
Kayo de un astro doliente, 
El último ¡ay! inocente 
De una raza que murió. 



III. 

De- la visión de la loma 
La transparente armonía, 
Entre la luz que se apaga * 
Por grados casi se infiltra; 
Se extienden y se dilatan 
De sus contornos las líneas, 

Y en su lugar, en la loma, 
Una leve nubécula, 
Quedó solo iluminada 
Por las últimas caricias 

Del astro que adoró el indio, 

Y que ahora solo se iba 
Sin que un ahullido charrúa 
Culto salvaje le rinda. 

La última crencha de luz 
Absorbió á la nubécula, 

179 



poesías líricas. 



1877 



Como á una niebla en verano 
Una ráfaga disipa. 
Se apagó la luz del mundo, 
Se ahogó la dulce armonía, 
Volvió la sombra á envolver 
Los muertos en la campiña. 
Volvió el silencio á reinar 
Entre las selvas indígenas, 
Y, á lo lejos, en el rio, 
En los buques de la orilla, 
Se oyó el rodar de cadenas 
De una maniobra marina. 
¡Cadenas! ¡Pobres charrúas! 
¡Ay de la raza vencida! 

¡Cayó una raza inocente! 
¡Sin dar un paso hacia atrás 
Dobló la bronceada frente! 
¡Cayó una raza inocente 
Para no alzarse jamás! 



i i 

¡» ■ : — — — — « 

180 



-■%& 
*? 



2£iy\ri 



BECQUER 



A JUAN A. BARRIGA 



Descontenta del cuerpo, 
En pos de apasionados imposibles, 
Y empapada en recuerdos sin imagen, 
Vagaba su alma, triste. 



Concebía colores 
Que el iris no dibuja entre sus tintes, 
Y pasiones reales de este mundo 

Que en el mundo no existen. 

i 
% é 

m? ■ — — — — ■ ^e& 

181 



i 

I poesías líricas. 



Las notas que formaban 
En su alma sus amores imposibles, 
Creyó escuchar en sus ecos de la tierra 

Como salmodias vírgenes. 

Perdido en sus ideas, 
Soñó un mundo sensual j no sensible; 
De un genio informe arrebató su espíritu 

La locura sublime. 



Naturaleza extraña, 
Actividad sin forma á que ceñirse, 
La dicha hubiera marchitado una alma 

Que de lágrimas vive. 



Era frágil el vaso. . . , 
Gigante el árbol, grandes las raices. . . , 
No puede ser. El fuerte venció al débil. 

Becquer: sueña. . . . Eres libre. 



182 



^Lüj-srxx 



NOTAS DE UN HIMNO. 



Ruidos nocturnos que en el aire nacen, 
Que el alma escucha cuando se halla sola: 
Hijas de un mundo misterioso y vago 
Son estas notas. 



Ráfagas de suspiros y de ideas, 
De indescifrables risas armoniosas 
Que se oyen, á intervalos, entre llantos, 
Como en la lucha el himno de la gloria. 



183 






r — qp 

poesías líricas. 



Quizá es un remedo 
De un mundo mejor, 
Do chocan los átomos 
Formando un fantástico y dulce rumor. 

Un lampo de otra alma 
Que alienta en mi ser; 
Quizá es una ráfaga 
Del germen de un genio que muere al nacer. 

Yo las sorprendo y al rumor las robo 
Tales cual vienen, sin color ni forma; 
Yo las comprendo; comprenderlas pueden 
Las almas tristes y las almas solas. 

Solo las concebí; solo y sentado 
Sobre el sepulcro de mis pobres glorias, 
Y al calor de la hoguera en donde ardían 
Dulces recuerdos é ilusiones locas. 

Son notas de un himno 
De íntimo laúd, 
Que en sombras de mi alma 
Palpita entre espumas de armoniosa luz. 






184 



NOTAS DE UN HIMNO. 



■n 



Son hijas del viento. 
"Vientos: ¡allá van! 
En sus giros rápidos 
Rumorosos átomos corren á buscar 



M«— - — ~ — — — 

i8 5 



Xl^riII 



EL TIEMPO 



A RAIMUNDO LARRAIX C. 



I. 



La lámpara de aceite ante el santuario 
De la pared pendía, 
Y su luz, con las sombras, débilmente 
Luchaba sin herirlas. 



Apenas si empujaba las tinieblas 
Que asaltaban su luz casi extinguida 



a* 

187 



poesías líricas. 






No daba luz; decia que había sombras 
En la callada ermita. 



En violentas j raras contorsiones 
Los objetos del templo se torcían; 
De los santos de piedra se agitaban 
Los ojos sin pupilas. 



Los retablos temblando se inclinaban 
De las rectas cornisas, 
Proyectaban la sombra en las paredes, 
Medio esfumadas é inconstantes líneas. 



A.caso por el miedo del silencio 
Todo tiembla en la ermita; 
Y en tropeles, discurren por las sombras 
De consejas las muertas heroínas. 



Eran las altas horas 
En que duerme el secreto de la vida; 
Despiertan los ensueños en las almas, 
Y, en las tumbas, las luces figitivas. 



188 



>;m 



EL TIEMPO. 



II. 



Entre el altar y un arco de la nave, 
En la penumbra que el altar proyecta, 
Del fundador del templo se levanta 
El sepulcro de piedra. 



Recostado en la tumba, sobre el pecho 
Caída la cabeza, 

Un viejo centenario contemplaba 
El movimiento de un reloj de arena. 



Un brazo abandonaba en el sepulcro, 
Y caída la diestra 
Una antorcha apagada sostenía, 
Que se apagó en la tierra. 



Brillar entre sus cejas parecía 
Su mirada de piedra, 
Y sus labios inmóviles y frios 
Contar las horas muertas. 

189 



# ■ 



poesías líricas. 



Era el Tiempo. La mano del artista 
Dio vida al duro emblema 
Que guardaba de un hombre los despojos 
Para legarlos á la edad eterna. 



III. 



La escasa lamparilla del santuario 
En vano se agitaba; 
G-emia entre las sombras jadeante 
Ya de luchar cansada; 



Iba á morir; en valde se oponía 
A abandonar el ara, 

Donde el Dios que el espacio no comprende, 
Reclinado descansa. 



Los hombres duermen, y el rumor del mundo 
Casi extinguido calla; 
Solo velan las sombras y el misterio . . . . 
¡Quizá también las almas! 



190 



EL TIEMPO. | 



¡También velaba el viejo de la tumba 
Alzó la frente cana, 
Y contempló un momento, silencioso, 
La lucha de la lámpara. 



Se incorporó; dejó sobre el sepulcro 
El reloj que observaba, 
Y en el santo recinto resonaron 
Sus rígidas pisadas. 



El ruido de dos piedras al chocarse, 
Y una de ellas con alma, 
Con un compás crispante y fatigado 
Producía su planta. 



Tomó su antorcha y con incierto paso 
Fué y la encendió en la lámpara .... 
Esta murió y ante el altar, el viejo 
De rodillas, dobló la frente pálida. 



Cuando los fieles á elevar sus preces 
Entraron á la ermita en la mañana; 



191 






poesías líricas. 



Y el esquilón tocaba á Ave-Marías 
Con su voz ele lamento y de plegaria; 



Atento al movimiento de la arena 
En la tumba el anciano siempre estaba: 
La lámpara humeaba ya extinguida, 
Pero en los vidrios sonreía el alba. 



IV. 



Cuando llegan las horas 



Del nocturno silencio, 

Y la luz de la vida tiembla y muere, 

Entre las sombras del callado sueño. 



Olvidada del hombre, 
Y envuelta en el misterio, 
La Eternidad descansa en el santuario. 
Pero siempre, á su lado, vela el Tiempo. 



4 



192 



22:l22:i22: 



NO ERA UN SUEÑO. 



¿En qué la conocí? ¿Quién me lo dijo? 
Yo no lo sé. 
Yo la estreché como se abraza un sueno 
Y sin ella, sin madre desperté. 



No era un sueño; los sueños en el alma 
Tanto rastro no dejan: 
Madre mia, descíframe el misterio 
Que á tu sombra envolvió la noche aquella. 



193 



-*| 



m- 



poesías líricas. 



Se acerca.... Me abrazo, como sin duda 
Abrazarán las madres de la tierra; 
¡Que hasta el beso inefable de una madre 
Es para mí un misterio de mis penas! 

¡Cuánto adoro mis sueños filiales! 
¡Es mi mas dulce herencia! 
]AhL. ¡Su sombra bendita!... ¡Hasta la muerte 
Pierde su horror en ella! 

Me miró\ Yo sentí que en su mirada 
Se infiltro mi alma entera; 
Soñé no haber nacido, soñé en germen 
Mi huérfana existencia. 

¡Ah! por posar de nuevo en su regazo 
Mi cansada cabeza, 
¡Hasta mi vida huérfana amaría! 
¡Para nacer muriera! 

No, no era un sueño.... Riendo ante mis ojos 
Yí sus pupilas negras, 
Y sentí difundirse por mi alma 
La tibia luz de su ternura inmensa. 



194 



NO ERA UN SUENO. 



Los mas dulces latidos de mi pecho, 
Mi mismo sueño diera 
Por traducir, Dios mió, esa sonrisa, 
A las santas sonrisas de la tierra. 

Me habló.... no lo entendí.... no lo recuerdo. 
Penetró en mi conciencia.... 
Y aun guarda mi alma el timbre misterioso 
Del mudo ¡adiós! de su mirada tierna. 

Sintió' mi corazón que no latia, 
Lo que calló mi lengua; 
¡Ah! Yo no hablé, no palpitó mi pecho, 
Por no perder ni un movimiento de ella. 

Se alejó. Largo tiempo entre la sombra 
La vi en su manto envuelta, 
Eeal, palpable, madre, madre mia 
Como las dulces madres de la tierra. 



Al perderse hasta el ruido de sus pasos, 
Se volvió, torné á verla. 
Desperté, sentí llanto entre mis ojos, 
Y en mis labios, plegarias para ella. 



195 



•*h 



poesías líricas. 



¡No digáis que soñé! Era mi madre, 
¡Tuvo que ser! 
No me robéis la dicha de mi vida, 
No me robéis mi fé. 

Vosotros tenéis madre, sois felices, 
¿Qué mas queréis? 
Dejadme á mí mis sueños, á lo menos, 
No digáis que soñé. 






196 






ULTIMO INSOMNIO. 



Hereuse la beauté que le poete adore. 
Lamaktine. 



Dame asilo de un dia solamente 
Dentro tu corazón, 
Para esperar la muerte, que se acerca, 
Y viene de mí en pos. 

Cansados de llorar están mis ojos; 
Solo en el mundo estoy; 
Te dejaré la herencia de mis lágrimas . 
¡Vivirán mas que yo! 



197 



poesías líricas. 






En ellas lego al mundo mi fortuna, 
Mi adorado dolor; 
Ellas darán altares i mi sombra 
Y á mi recuerdo amor. 



Aunque el polvo me cubre del camino 
Y lastimado estoy; 
Del naufragio implacable de mi dicha 
Mi lira se salvó. 



En el hogar tranquilo de tu alma 
Dame paz y calor; 
Yo cantaré tu nombre .... Eternamente 
Viviremos los dos. 

Ábreme, estoy cansado. Ya la muerte 
Se acerca de mí en pos; 
Dame asilo de un dia solamente 
Dentro tu corazón. 



FIN 



ÍNDICE 



Este libro y su autor V" 

Dedicatoria 1 

I— Credo!.. 3 

II.— ¡Madre mia! 11 

III.— Tú y Yo. 15 

IV.— El Dolor 17 

V. — La Inspiración 25 

VI. — Veinte años 31 

VIL— Bellini , . . • 33 

VIII. — Siemprevivas 35 

IX. — Silencio del alma 37 

X. — Buscad al Ángel 39 

XI.— Focos. . 41 

XII.— ¡Paso! ,. 45 

XIIL— En brazos del desaliento. 47 

XIV.— El himno del Cielo 53 

XV.— Vestales 57 

XVI. —Cantos y Pupilas 59 

XVII. — Cantarcillo 61 

XVIII. —Moisés 67 






99 



poesías líricas. 



XIX.— Odio y Amor 77 

XX.— Su Ketrato 79 

XXI.— Tus ojos 81 

XXII.— ¿Será verdad? 83 

XXHL— Imposible 85 

XXIV.— ¡Y lío sentías! 87 

XXV.— El Divino Poema. 89 

XXVI.— Latidos 95 

XXVII. —Buscándola 97 

XXVIII— Keza 99 

XXIX.— Piensa en mí 101 

XXX.— No llores mas 105 

XXXI.— Mujer '..... 107 

XXXII.— Allá van 113 

XXXIII. —¡Pobre Flor! 115 

XXXIV.— A un Amigo 119 

XXXV.— Pensando en la Patria 123 

, XXXVI. —¿Te acuerdas? , 127 

XXXVII.— ¡Patria mia! 129 

XXXVIII.— La Sombra Negra 137 

XXXIX.— Pontífice y Eey 141 

XL.— Era tarde 153 

XLI. — Al pié de la Cruz 155 

XLIL— Yo lo sabré 161 

XLIII.— El Poema de las Hojas 163 

XLIV.— Las Negras Siluetas 171 

XLV.— El Ángel de los Charrúas. 173 

XLVI.— Becquer 181 

XLVIL— Notas de un Himno * 183 

XLVIIL— El Tiempo 187 

XLIX. — No era un sueño 193 

L. — Ultimo Insomnio 197 



& A 

200 



» 



ERRATAS 



Pág. XX, línea segunda, dice: de la obra otro amigo. — léase: de la obra de 
otro amigo. 

Pág. 126, verso undécimo, dice: dormido entre estos valles, — léase: perdido 
entre estos valles, 

Pág. 179, verso décimo-séptimo, dice: Y que ahora solo se iba— léase: Y que 
ahora, sólo se iba, 

Pág. 182, verso tercero, dice: Creyó escuchar en sus ecos de la tierra — léase; 
Creyó escuchar en ecos de la tierra 

Pág. 182, verso décimo-quinto, dice: No puede ser. — léase: ¡No pudo ser! 



!OI 



5¿pSs$y^ 


ÉSSÉkM 



■ 



«%, 



&£mw?k 






■■■^*%>í& 



c m? 



^ifefe 



*^*"* a ; ' ^K 



7^ 


Y 


s^vffw: 


'- 


> 




i^fH 


ii 


i i 


- ■ 



^■JvHk&rm¿m%. 






m mÑmMM 



m 



m:. 






-Í-T N*. 



1^1 ' W ■ 5 












«5 






~SBí 






mm 



'>^%M.y 





% 


i 




l 


M 


h 


fe 


i 


m 




k^ 



Élfp% 



S ÍÍ|||| 



& 




s¿£ 





#ÍT^ 



*$fe« 



W. fü 



M 



JV&»l: 



-¿ 






^*«# 






*** 



r" W 



^ *% 









IPÍr ^^€ 



ftÉ 






^ 



í*^